24 dic. 2011

A tout le monde!!! Merry Christmas Manué!!!!

Normalmente mis celebraciones navideñas son escasas, siempre intentando que sea con los amigos y con los familiares más allegados, no necesito más… básicamente porque nunca he creído en la navidad, la veo una época consumista e hipócrita en que familiares que no se ven durante un año entero, se juntan para celebrar y cenar juntos, algo que pueden hacer a lo largo del año… pero no lo hacen.

Así que me dedico a los míos y poco más, de hecho nunca hago planes para navidad. Este año era distinto, no quería que mi espíritu poco navideño invadiera la vida de esa persona que la compartía conmigo, así que me adapté a crear planes de antemano, me gustó la idea de hacer algo diferente por una vez, cenas con desconocidos importantes para la otra persona, y demás cosas… Sin duda algo a lo que no estoy acostumbrado.

Pero todo eso se fue de un plumazo y me quedé solo, pensando que mis navidades se habían estropeado, que por una vez que me decidía a hacer algo de esta índole había fracasado. Sin duda una movida más que yo mismo me había creado, porque siendo francos, si hasta ahora no había tenido esa necesidad, ahora por qué si?

Así que un par de cubatas con los colegas, un par de risas, una cena llena a los “Feel Like a sir”, un plan para Nochevieja que no tiene nada que envidiar al que otro diseñado… así que porque seguir triste y apagado en estas fechas? Saquemos la parte positiva que haya en mi cuerpo y salgamos a disfrutar de estas fechas…
Podéis llamarme hipócrita, lo aceptaré… pero estoy harto de estar amargado, de darme cuenta que con lo “joven” que siento una tristeza y una vida tan amarga como la hiel, digo yo que ya habrá tiempo de sentirme así dentro de unos cuantos años largos, si es que llego, no¿?

Así que a todo el que se pase por el mundo nerdo, muchas felices navidades, felices fiestas, comed, cenad, desfasad, disfrutad porque una vez al año no hace daño y ahora tenemos 2 semanas en las que está casi todo permitido!!!!

21 dic. 2011

Balance NerdoAnual 2011

Cómo viene siendo habitual desde hace unos años, cuando se acerca el final de año me gusta hacer recuento de todo lo que ha pasado o ha dejado de pasar, de lo que he hecho o he dejado que hacer, y hacer un pequeño resumen del año. Y ya de paso porque no compartirlo con quien quiera leerme?

Salud: Año tras año peor parece que me hago mayor y ve molestando más la rodilla, este creo que ha sido de los peores, ha sido llegar el frío y no hay día que no me queje de que me duele e incluso cojear sin darme cuenta. También he sentido molestias en el tobillo izquierdo, pero vamos eso ha sido debido a los partidillos de fútbol, que por suerte hemos ido jugando periódicamente, creo que desde que estoy en este curro es el año que más he podido jugar “seguido”. Y como siempre cuando cambian las temperaturas anginas… qué bien eh?  Por suerte este año me ha respetado bastante más que los anteriores, que era un cristo cuando pillaba anginas, que si fiebres altísimas, estar en la cama si o si…. Y bueno el tema mental creo que ya estoy rozando las puertas del manicomio xDDD

Dinero: Con dinero o sin dinero, hago siempre lo que quiero! Bueno, el tema monetario este año ha sufrido altibajos, por suerte a principios del año pasado cobré una cantidad importante que me debían y mi cuenta bancaria subió como la espuma, ahí están los intereses generando leurillos!!!
Debido a mi cambio de domicilio, mi emancipación del lecho paternal, pues quieras o no entre pagar el alquiler, los gastos de la casa y ayudar a mis padres pues la cosa está ahí fluctuando, unos meses mejor y otros peor. Pero como mis caprichos son mínimos, y realmente a lo único que me dedico es a comprarme juegos tirados de precio, mis partidos de fútbol y su material… Porque digamos que de fiesta no he tenido la suerte de poder irme mucho. El capricho más grande que me di fue una noche en un hotelazo de esos que quitan el hipo…. Y no mucho más la verdad. Así que diremos que la cosa no está mal, aún me mantengo con vida!

Amor: Por suerte o por desgracia encontré a ese persona que creía indicada para mí, con la que me dejé llevar, dejé que entrara en mi mente, corazón… Hacía años que no sentía nada especial por nadie, mis sentimientos estaban apagados o fuera de cobertura, y mira ella lo consiguió. Me entregué, mostré mis cartas y perdí. Después de unos meses compartiendo mi vida con esa persona, que para mí sinceramente fueron geniales, una pequeña estabilidad emocional que ya iba necesitando desde hacía tiempo… Pero como todo lo que sube tiene que bajar, la cosa acabó. Por lo tanto no sé bien, como calificar esto, si como bueno o como malo. Imagino que debería ser bueno, por eso de los meses buenos, pero ahora quedan todos esos meses malos de pensar en esa persona sin querer, de no entender aunque lo entienda, de no ver aunque quiera ver un nuevo camino… Aunque para que negarlo, me recuperaré tarde o temprano, al menos ya voy notando mejoría.

Amistad: Un tema delicado este año, no porque haya perdido amigos importantes o algo de eso, de hecho con la gente del fútbol hemos ido creando una gran familia, e incluso conociendo gente nueva muy maja que se han hecho un hueco en mi vida. Pero simplemente porque estamos algo distanciados todos por el simple hecho de Trabajo, Estudios, horarios incompatibles… y por mis movidas interiores este año digamos que me he sentido “apartado” del resto, como si yo mismo me hubiera buscado esta soledad que siento. Es algo raro… pero bueno ese sentimiento se pierde cuando estamos todos juntos y te das cuenta que realmente nada ha cambiado, que seguimos estando todos ahí y podemos confiar los unos en los otros. 

En conclusión, este año ha sido algo raro, con sus altibajos, no puedo decir que haya habido más cosas negativas que otros años, pero tampoco muchas más positivas. De hecho en este momento supongo que me es más difícil saber si ha sido un año bueno o malo... Sin embargo vamos a ser positivos lo que resta de año, a ver si las fiestas navideñas dan de sí, aunque de momento pintan rarillas... , y empezamos el año con buen pie!!!

Y voy a terminar el post con una canción que me despierta tantos sentimientos, emociones y que me ha acompañado tantos y tantos días de este 2011:


porque no hay moda que cure la soledad,
yo escribo en este saco de boxeo de papel,
escribo lo que siento y lo que veo también,

18 dic. 2011

Los textos que olvidé...

Buscando en el baúl de los recuerdos he encontrado algo que escribí hace unos cuantos años atrás, en una situación parecida a la que vivo ahora y con la fecha del mismo día que hoy. La verdad es que me ha gustado lo que he leído y me siento igual de identificado que cuando lo escribí, así que nada ahí va!!!

Arrastro una carga inhumana, algo que pesa demasiado y que aveces creo que ni me atañe. Estoy tan perdido como al principio pero llegando a mi final, mi era esta acabando.

La luz ciega mi visión, ahora mismo miro mis manos y no se si son las mías, miro en mi interior y no me reconozco. La fuerza de la que carezco me reclama, me llama a gritos, pero no sé ni donde está ni si la tengo. Recorro sangrientos senderos, humeantes caminos, vertiginosos precipios, no hay salida. Estoy atrapado en un corazón que late sin cesar, pero que no bombea la suficiente sangre para mover este cuerpo, que se mantiene inherte, sentado, observando la vida pasar. Mirando al infinito, viendo la felicidad de los demás. Me compadezco, me desprecio y me humillo sabiendo que no tengo a donde ir.

La noche se extiende alrededor, y mi mente envuelta en una nube gris. Capas y capas de melancolía cubren mis sensaciones, moradores del infierno que sufro.

Nadie se percata de todo esto, sólo yo sé lo q pasa por mi cuerpo, nadie se preocupa por lo que pueda sucederme o no, y poco a poco me pierdo en la zona muerta, donde la soledad me abraza. El máximo exponente es cualquier sombra que pueda habituarse a mi compañía... y poco a poco convertir en un montón de huesos ocupando cualquier rincón en la oscuridad más plena.
Esos huesos con el paso del tiempo acabarán formándose en una nebulosa de polvo que se esparcirá durante décadas.




Divisando el vacío 
Soy testigo no lo ves?

Y esta vez no confío 
en ti... En mi

Y aquí estás, Claridad
Me demuestras Debilidad... 



15 dic. 2011

Holocausto: Realidad... dura realidad

15 de abril de 2012, el silencio de la oscura noche me hace pensar en todo lo que he perdido, amigos, padres, familia… preguntarme qué me queda por perder ahora mismo es inviable. La respuesta es fácil, lo único que tengo es mi vida y a J, mi única familia, mi hermano en la batalla, mi escudo y mi refugio cuando las calles están repletas de esos malditos zombies.

Pero él tenía razón, aún le quedan esperanzas de ver a los suyos con vida, por qué no intentarlo, hermano? Es tranquilizante verle dormir ahora, aunque el frío se agarre a mis huesos, girar la cabeza y ver como duerme plácidamente es jodidamente reconfortable.

Fue una ardua tarea, pero sabía que le encontraría, cuando actúas por instinto tus sentidos se agudizan, los detalles por mínimos que sean son imprescindibles, y J está lleno de detalles. Y por suerte cuando está cabreado si pasión le lleva a cometer errores que en frío reconoce. Así que solo me faltaba recoger esos errores y encontrarle.

Y así fue, la imagen aún no se me borrará de la mente, verle a escasos metros romperle el cráneo a un podrido no tiene precio. Un rayo rompiendo la oscuridad de la noche y esa roca alzada en el aire mientras aguanta al podrido tendido en el suelo, con su mazo izquierda apretando el cuello, mientras la otra golpea una y otra vez esa cabeza que a cada golpe va soltando sangre, vísceras y huesos rotos. 

Aún me sorprende impresionarme por estas cosas, después de lo vivido, de lo hecho y lo que me quedará por hacer, me sorprende que ver a otros realizando acciones que podría hacer yo me “afecten”, pero bueno ahora la pregunta clave es cómo vamos a cruzar el puente que separa la zona maldita de la zona a salvo.

Recuerdo cuando N y E salieron de esa ciudad con un maldito tanque, armados hasta los dientes y cientos de soldados intentando parar su huída. Y nosotros con nuestras escasas pertenencias pretendemos entrar ahí dentro…  es una locura pero a mí los retos me ponen. Y además qué tengo que perder? Nada y menos, la triste realidad es esa.





13 dic. 2011

Detalles...

Hace días que tenía una idea en la cabeza, algo me rondaba la mente y cada vez que me ponía a escribir, acababa hablando de otra cosa, o simplemente borrando lo que había escrito ya que no me gustaba. Hoy sin más alguien al que por desgracia quiero mucho, alguien que se parece más a mí de lo que gente pueda creer, alguien al que he visto crecer y al que voy a seguir fastidiando hasta la muerte nos separe, ha descrito perfectamente lo que siento y lo ha hecho con las siguientes palabras:

Detalles que marcan la diferencia..


Siempre y cuando te fijes en todo, en el más mínimo detalle de cada cosa que haga esa persona que te haga sentir diferente cuando estás con él o ella, siempre podrás tomar ventaja sobre todas las situaciones que se te presenten, durante esa estancia o digamos momento de tu vida, creedme siempre es bueno fijarse en todos esos detalles, cada palabra, cada gesto, su manera de pensar de cada uno, siempre os dará ventaja en cuanto a todo, llega un momento en el que se pierden muchisimas cosas, la magia, las ganas de ilusionarse por algo, y no es culpa tuya porque claro tú, vas dando y regalando cosas que cuando te llega el tiempo de recoger todo, sin explicaciones no obtienes nada, o te dan a entender que no tienes nada, y qué hacer? Seguir esperando sin saber qué puede pensar mañana de toda la situación vivida, o decirselo y pese a que eres sincero y claro, sabes que en parte estás haciendo algo malo, aunque no dices nada de lo que te arrepientas, porque en realidad estás en lo cierto, qué hacer? 
Ha llegado el momento de decirme a mi mismo que no sé qué hacer, no sé de donde sacar mis fuerzas, porque siempre he dicho una cosa, las palabras se las lleva el viento, y cuando te fijas en todos esos detalles que hacen que te des cuenta de que quizás en ese futuro que tu lo vés de una manera que te han hecho creer que veas, no puedes sacar fuerzas de ningún sitio, no se han visto hechos que te hagan pensar que eso puede llegar a ser o no, simplemente te han alimentado de palabras, y te las crees porque quieres creer que todo lo que te dicen es cierto y de corazón...


Cómo decía, me siento identificado al 100% con estas palabras de ya no mi primo sino el hermano menor que nunca tuve. En los últimos días mi mente vuela, piensa e intenta recoger esas semillas que has ido dejando con tus actos y acciones... pero por desgracia parece que no germinaron con la suficiente fuerza.

Cuando no se tiene nada, y te dan algo a lo que agarrarte, te aferras a ese clavo aunque esté ardiendo como si no hubiera un mañana, cuando no tienes ilusión por nada, y te dan un paso firme sobre un charco, que salpica sus mejillas y te muestra que la ilusión no esta muerta... Es difícil describir este sentimiento de soledad, de tener gente a tu lado y no verlos, de sentir tantas voces a tu alrededor y no escucharlas. Supongo que el tiempo curará, pero eso no importa poco ahora, lo que importa es las acciones que aún realizas sin darte cuenta, de pensar en esa persona sin querer pensar, de no saber porqué pero querer saber cómo se encuentra, de pensar "me estará leyendo?", ¿y si lo está pasando tan mal como yo?

Mil preguntas sin respuesta... mil recuerdos, buenos y malos, mil historias, graciosas y tristes, pero es un rastro demasiado largo para obviarlo de esta manera, y por mucho que quieras escupir esos sentimientos siguen ahí.... por mucho que hayas firmado un documento en el que acreditas que de esta saldrás por tu propio pie, hay días que necesitas mucho más. Es cuestión de detalles.... esos en los que tu te fijas pero parece que los demás no verdad?


yo, te guardo una peca en el pecho por 
cada historia de amor,
tú que rompiste aquellas fotos de cuando éramos (con) 
con todo lo que éramos (ya), 
ya no se puede volver atrás como si fuéramos (ya), 
llamo a las cosas por su nombre y trato de ser preciso, 
si digo guapa o si digo mierda

10 dic. 2011

Quise compañía y obtuve un monólogo... quise un final final feliz y me quedé en el prólogo

Se despierta por la mañana, temprano… muy temprano. Apenas ha dormido un par de horas y sin embargo su cuerpo le pide que se levante de la cama, esa cama que ahora se le queda tan grande. Se dirige al baño como cada mañana, se mira al espejo, su barba sigue creciendo, ocultando esa cara triste que nadie parece ver. Sus ojos rojos, y es que esas cuatro horas mal dormidas no han dado mucho de sí.

Otro día más la casa en silencio, otro momento a solas consigo mismo, otro desayuno mirando a la nada, la mirada perdida en ese patio, el color amarillento de los limones le tiene ensimismado. Sin embargo su mente está a kilómetros de ese salón, de esa mesa, de ese frío desayuno.

Piensa en los cambios en los que ha visto inmerso últimamente, cuando parecía tenerlo todo controlado, cuando la situación podía verse como buena, por una vez en la vida tenía hasta planes para más allá del día a día, para un futuro no muy lejano, para unas vacaciones de un mes que ya ha pasado, o las que están por venir. Todo eso se ha esfumado, y aún tiene que asimilarlo, y eso es difícil ya que cuando no tienes nada, y te acostumbras a tenerlo todo, que te lo roben de un día para otro es difícil de asimilar.

Y se ve envuelto a una soledad, una extraña soledad… No sabe porqué pero se siente solo, sin apoyos, aunque por suerte hay más de uno, el problema es que de los tres pilares esenciales que han levantado sus caídas, ahora solo ve uno. Y comprende que la vida cambia, la gente cambia… pero eso no quita que se sienta solo, solo y cansando, haciéndose mucho más mayor de lo que ya se sentía, mucho más cansado de lo que ya estaba.

Termina ese desayuno, sigue en silencio, se sienta en un sofá que le acoge como el abrazo de una madre a su retoño, empieza a sonar esa música que últimamente le acompaña a cualquier hora, esa canción que está siendo su escudo en la batalla, esa melodía que se ha convertido en su bandera, esa harmonía, esa música que está siendo su mejor amiga en estos días… y sigue pensando, recordando otros tiempo, dónde esto no le afectaba, dónde no necesitaba de nada ni nadie…

Volver a esos tiempos, a esa forma de ser, a ese ser frío, ese ser en el que los sentimientos no eran necesarios, donde la razón podía al corazón. Ese sueño aún es factible, viendo como se le van rompiendo todos los demás… por qué no centrarse en volver a lo que era? Ya que antes de sentir dolor es mejor no sentir nada.


Y si la vida es un instante hoy quiero olvidar que existo
quiero escapar a mi desierto sin ser visto
Salir de este círculo,
volar a otro lugar quedarme quieto,
allí la soledad es mi amuleto



6 dic. 2011

Cuando el aburrimiento nace en ti, Internet siempre te da algo que hacer

Me estaba tocando la huevada, a base de bien, en el trabajo he topado de bruces con el típico que te mandan en plan cadena... y después de ver un par, he visto uno que me ha interesado, que había que responder con canciones y colgar el link. Así que he cogido ese, y he dicho pues me lo hago en el blog... y ahí va:

1.- Una canción vieja que escuchaste recientemente.
Ponte eufórico con: Ring my Bell – Anita Ward

2.- Una canción para hacer el aseo.
Pues cualquiera de mi lista de reproducción habitual: Duelo en Ok Corral – DeLaMarca

3.- Tu canción de Disney favorita
No tengo… soy un tipo sin infancia, pero por poner una canción de ese rollo: Hay un amigo en mi – Toy Story OST

4.- Una canción que habías olvidado
La recuperé hace unos meses por hacer el chorra por youtube y recordar el anuncio: Flat Beat – Mr Oizo

5.- Una canción de un/una cantante que consideres guapo/guapa.
Una canción que me viene que ni pintada: Leo 037 – El tiempo curará

6.- Dueto o Feat favorito.
La canción nigga por excelencia: Still D.R.E feat Snoop Dog - Dr Dre

7.- Una canción que te guste de la década 2000.
Pregunta bastante abierta para esta época, si debo poner una conocida por el populacho y que me guste pues elegiría Chasing Cars – Snow Patrol

8.- Una canción que te guste de los 90's.
No es una cualquiera es LA CANCIÓN: Power Rangers Mix (Long versión)

9.- Una canción que te guste de los 80's.
Podría elegir taaantas que no acabaría nunca… pero iremos a los fácil, como ya he puesto arriba a Anita Ward, pues pondremos el incansable The Final Countdown - Europe

10.- Una canción que te guste de los 70's.
Sin duda alguna: Stairway to Heaven – Led Zeppelin

11- Canción favorita de tu padre.
Ni puta idea… pero si me tengo que arriesgar elijo: Libre – Nino Bravo

12.- Canción favorita de tu madre.
Mi madre es bastante fácil, con Vivir así es morir de Amor - Camilo Sesto

13.- Una canción para ir manejando.
Después de acostumbrarme a ver a Dean en Supernatural diría que Ac/Dc – Back in Black

14.- Canción que te gustaría escuchar en el supermercado.
No sé porqué pero me imagino to puesto en el super escuchando: Omen - Prodigy

15.- Canción de un artista ya muerto.
El grandioso Thriller de Maikol!!!!

16.- Una canción que cantarías en un karaoke.
Sin duda alguna debemos encontrar un karaoke que tengan: Como un lobo – Miguel Bosé

17.- Una canción en su versión en vivo.
El directo que más me pone sin duda es el de Born to Be Down - Tenpel

18.- Una canción en su versión acústica.
Me lo ponen a huevo para repetirme con Tenpel pero elegiré esta vez: Todo el mundo - Zoo (aclaración: Si entráis en el link y veis que pone "Ya verás" es que se colaron...)

19.- Canción Pop favorita.
Hey ya - Outkast

20.- Canción de Rock favorita.
Difícil elección, pero bueno para elegir algo que es más rock que metal, elegiré una que me encanta: Landing in London – 3 Doors Down

21.- Una canción para emborracharse.
Supongo que por el simple hecho de que siempre que la suelo escuchar voy pedo o mi intención es esa, ya que suelo estar de marcha: Papa Roach – Last Resort

22.- Canción que te haga sentir como estrella de lucha libre (como todo un campeón).
No hace falta desir nada mais: You Can´t See me – WWE (John Cena)

23.- La canción más pesada que te guste.
Ni creo que sea la más pesada que he llegado a escuchar pero si la que me apetece escuchar últimamente: Blood on Verona – Dawn of Tears

24.- La canción más tranquila que te guste.
Johny Cash – Hurt, simplemente sublime

25.- La canción más rápida que conozcas.
La que más me motiva sin duda alguna: Through the Fire & Flames - DragonForce

26.- La canción más corta que conozcas.
Gracias a esta “Pregunta” he recordado a los grandiosos Nanowar – Powerof the power of the power (Of the Great Sword)

27.- La canción más larga que conozcas
Posiblemente haya sesiones de DJ que duren horas y horas…. Siendo la misma “canción”, pero ahora mismo la primera que me viene a la mente es La cantanta del Diablo – Mägo de Oz

5 dic. 2011

Mi refugio, mi escudo en la batalla, mi único

Siempre he dicho que la música es muy importante para mí, y últimamente es mi refugio cuando me siento solo... y pasa muy a menudo. Encontrar las palabras para definirlo a veces se hace muy difícil, pero en la música esta todo escrito, y este temazo habla por mí y por si solo:


Mientras brotas entre las notas de un piano.
Y me desintegras pintando estas noches negras,
Me alegras, me invades, me evades, alejas las tinieblas
Y me resucitas siempre, nunca me mientes
Eres el recipiente donde lágrimas se vierten.
Eres Tango y eres ritmo vives en do, re, mi, fa
Impredecible compás cuando te vistes de Jazz,
Llegas y me das oxígeno, mi único somnífero
Si el mortífero estrés tensa mis músculos, discípulo
De tu inmensa maestría cuando no te conocía,
Como podía vivir sin percibir tu melodía
Fuiste mía y solo mía en mis horas de miseria,
Compones la banda sonora de esta tragicomedia.
Tú reina entre mil reyes, cumbre de mis valles,
Me levitas y así evitas que tanto odio me ametralle
Tú, si eres Hip Hop muestras denuncia y carisma,
Pero te vistes de clásica y sigues siendo la misma.
Eres tú, mi suerte, eres tú, tan fuerte, eres tú, tú, tan diferente
Surges y de repente la vida olvida a la muerte.
Imposible de tenerte si naces de un pentagrama,
Si el drama yace en mi cama me abres enormes ventanas,
Tu llama jamás se apaga, luz de eterna juventud
Cuando llores punteando una guitarra de Blues.
Eres tú, la rabia sucia y rasgada de Kurt Cobain
El compromiso sincero de Marvin Gaye,
La grandeza de John Coltrane improvisando con el saxo,
La mirada niñada en los ojos de Michael Jackson.
Y es que tu son me sedujo, tu luz me dejo perplejo y caí,
Reviví como el sol en forma de Soul y R&B
Bebí de ti el elixir y resistí los golpes,
Si fui torpe encontré por fin mi norte, mi soporte.
Entre acordes de Mark Knopfler redobles de Hancock Herbie,
De Vivaldi hasta Elvis, desde Verdi hasta Chuck Berry.
Inmortales piezas musicales hacen que el tiempo se pare,
Estallan como bombas provocando ondas letales
De esperanza, de aliento y vida, mi gran amiga
Solo tú haces eficaces todas las frases que diga,
Mi balanza, mi paz, mi druida, en la fatiga
Solo tú haces realidad los sueños que yo persiga.
Y es que sin ti no hay destino, solo piedra y mil caminos,
Sin ti, soy un mimo temblando en el camerino.
Pero tú acoges mis voces si me ves desorientado,
Y bailas conmigo un vals igual que dos enamorados.
Eres la llave inmortal que abre este mental presidio,
Desde “Tearz” Wu Tang Clan hasta el “Ojalá” de Silvio.
Envidio el poder que impones en canciones
Despiertas mis emociones, con creaciones de Ennio Morricone.
Sensaciones sin control cuando eres Rock n' Roll,
El erotismo de un bemol en la voz de Diana Krall
El solo de guitarra eléctrica que el silencio rompe,
La armónica que esconden las manos de Steve Wonder.
Te vi dónde todo acaba y nada se irá con Black Sabbath
Respiras vida con la calma que inspira Bob Dylan,
Oscilas y posees a James Brown mueves su cuerpo,
Junto a Freddy Mercury, Ray Charles jamás habrán muerto.
Y es cierto da igual que suenes con un arpa o un Akai,
Con la clase de Frank Sinatra o de Barry White.
Eres la métrica enigmática que envuelve mi ser y lo salva,
El idioma con el que los dioses hablan, eres música.


4 dic. 2011

Escúpelo ya, maldito nazi!!!!

Porque en mis planes no entraba querer.
No entraba sentir, solo me quería divertir y que nos divirtiéramos sin más.
Porque en mis planes yo no sufría por ese sentimiento tan innecesario, simplemente vivía.
No entraba que te convirtieras en alguien importante, tan jodidamente importante.
Porque en mis planes no había hueco para el amor… y tu escarbaste entre toda esa malicia que me acompaña para encontrar un hueco en mi oscuro corazón.
Porque no, yo no quería tener otra canción que me doliera al escuchar, no quería que entre mis manos fueras una realidad. Por encima de cualquier pero... sin embargo hubo un pero y te alejó de mí.
Porque tu me diste la luz, pero también te la has llevado contigo, apagando el interruptor. Y ahora solo hay brujas y demonios, demonios que intentaron prenderse con fuego pero ahí siguen... Porque tan solo hace un mes, ese día en que quisiste alzarme hasta el cielo, tan alto que creía volar, tan alto que no veía límites, pero me dejaste caer...
Porque no quería compartir mi vida, ni dejar que conocieras esa parte que sabía que no te iba a gustar, esa parte de mi realidad, de mi vida que pocos pueden entender. De ese dolor arraigado tan difícil de curar, esa cicatriz tan profunda que jamás dejará de sangrar.
Tantos porqués, tanto no querer y al final te dejé entrar, como Pedro por su casa… y ahora que no estás que me queda: una sensación de no haber sabido sacar eso de ti, esa sensación de haber hecho las cosas mal, de culparme aunque sepa que no es mi culpa, de pensar que las cosas podrían haber sido perfectas, y no… Me queda esa sensación de soledad, de no querer volver a sentir, soñar, volar. Solo me queda esa batalla contra mi mismo donde intento convencerme de que si no estás a mi lado; eres tu quien se lo pierde, me queda esa batalla y la guerra de escribir estas líneas para aliviar esa pesada carga… 



Alcance la paz con la soledad de aliada
Porque antes de sentir dolor mejor no sentir nada
 

3 dic. 2011

200 y esperemos que muchos más...

Llevo días queriendo escribir algo decente para celebrar el post 200 en este blog, cuando empecé no pensaba que esto llegaría a engancharme de tal forma, y lo cierto es que no escribo con la frecuencia que me gustaría, falta de tiempo, falta de inspiración o simplemente ganas.

Lo mejor de todo es darme una vuelta por los antiguos post y ver como ha ido evolucionando en cuanto a temática, soy el primero que me pregunto cómo empezó esto realmente. Y fue de la manera más chorra que uno se puede imaginar, un trabajo de clase en el cual nuestro profesor de programación quería algo rollo web, no demasiado complicado pero que nos diera una base para programar en C. Si lo primero estaba hecho sin templates con HTML duro y puro... 

Dado a que no era el primer blog que escribía, usé mi cuenta de Blogger y este dominio, con la idea de presentarlo como trabajo, un par de post chorras, y poco más. Me había enfrascado en otros proyectos blogueros y no fue hasta en 2008 cuando de verdad cogí las riendas del blog y lo empecé a llenar de nerdadas.

Empezó siendo una fuente de gilipolleces que conseguían que me evadiera de la dura realidad, varias anécdotas de mi anterior trabajo, dónde los usuarios copaban las listas de nerdos mayoritariamente. Cosa que podría hacer ahora mismo, pero después de 8 lidiando con gente que apenas entiende algo de un ordenador, lo que menos me apetece es escribir sobre ello.

Con el paso del tiempo, y no tener historias que contar sobre los fackin users, convertí esto en una especie de blog cinéfilo, en el cual subía críticas de las películas que iba viendo, y por desgracia del paro pude ver muchas, demasiadas!!!

Por desgracia 2009 fue un año bastante flojo, carecida de trabajo, dinero, así que mi acceso a Internet fue cortado por lo sano y hasta que no empecé a recibir un tributo mensual del que es mi actual trabajo, me mantuve lejos del blog, para mi desgracia no podía conectarme, así que los pocos post que hay de ese año son pocos y variados, no podría decir una temática exacta…

Luego llegó 2010, con sus altibajos, su pequeña recuperación económica para mí, y por lo tanto la opción de volver a optar con los servicios de red que todo joven desea. Dado a mi autismo del año anterior, a todo lo que me había dedicado, a leer, escribir, dedicarme a mi música con algo más de empeño, tenía mucho que contar y poco que decir realmente, así que me dediqué a sacar a relucir mi pluma… criticando lo que me apetecía y escribiendo sin más.

La verdad es que siempre me ha gustado sentarme a solas con un folio en blanco y dejar que mi mente sea la que decida que vamos a hablar ese folio y yo. Y mi mente rota desde crío tiene mucho saque, empezó a hilvanar historias una tras otra, capítulo tras capítulo…

Y así fue como en 2011 nació esa historia que me mantiene en vilo, ese pequeño Holocausto personal. Si lo sé, todos os preguntáis, qué ha sido de D y J, se salvarán o no, vivirán un día más o morirán a la vuelta de la esquina. Creedme tengo ideas para seguir, pero ahora mismo a mi mente no le apetece seguir esa historia, si os fijáis ahora me dedico a escupir esos sentimientos que me están martirizando por dentro, y yo me dejo guiar.
¿Por qué? Fácil, por que me viene bien sin más… si os fijáis, poca gente comenta por aquí, y alguno me ha preguntado: “¿Cómo puedes seguir escribiendo sin tener recompensa?”

También tengo respuesta para eso, no escribo para ser recompensando, aunque uno siempre se siente bien cuando alguien le comenta que se ha sentido identificado con tal forma de pensar o le ha gustado, claro que a todos nos gustan que nos digan esas cosas. Pero si este blog sigue abierto es porque esto realmente es para mí, me gusta compartir con el mundo mis palabras, pero está claro que soy yo el que relee día tras día viejos post, o el que se sorprende con lo que he llegado a escribir.

Además de ser una forma de poder recuperar mis estúpidas historias que después de formatear un par de veces el pc te das cuenta de que has perdido documentos históricos que nunca publicaste y que te parecían jodidamente buenos…

En fin, ya he hecho un pequeño repaso de la historia Interna del mundo de “eres un poco nerdo”. El que quiera saber algo más que pregunte, no os cortéis tampoco tengo nada que esconder. Simplemente no se me ocurre que más contaros.

26 nov. 2011

Odio y lástima...

Una madrugada, de un viernes cualquiera, de una noche que pretendía sacarte de la monotonía y llevarte a vivir sensaciones perdidas, una madrugada impía dónde las almas desoladas se juntan para brindar sin más… te das cuenta que oficialmente estás destruido.

Estás escribiendo esto con no sé cuantos grados de alcohol en tu cuenta, pero eso da igual, porque esta noche has recibido una lección de ti mismo que no pensabas que fuera así. Cuando ese día fatídico pasó, lloraste como un niño, viste como tu vida se perdía en cuestión de segundos, de palabras, de vaciar tus sentimientos y dejarte sumido en un mundo de tinieblas.

Cuando todo eso pasó, decidiste sin más escupir ese sentimiento, esa forma de vivir, esa necesita supra humana. Decidiste vomitar esa bilis de fe que te había hecho feliz… todo ese compendio que te hacía débil e indefenso, fue sacado lenta y dolorosamente de tu piel, tus entrañas, tu mente, tus ideas… Y creíste que estaba todo arreglado. Qué podías pasar página y no dudar de tus pasos.

Verte nuevamente restablecido tan rápido fue increíble, ese día fatídico fue el único en que tus lágrimas viajaron por tus ojos, sintiéndose poderosas en tus mejillas y acabando ahogadas en tu barba. Y aunque sabías que la echabas de menos, y que te apetecía decirle tantas cosas, eras fuerte y pasabas de ello. No pensabas, simplemente intentabas vivir tú día a día sin más…

Pero esa madrugada te diste cuenta que no habías cerrado todas las puertas, que no habías pasado todas las páginas, que no habías apagado todas las luces de la esperanza. Esa noche sabías que no eras tú mismo, que a ti no se te atragantaban situaciones en las que pudieras recibir un no, que a ti te daba igual si alguien venía y te giraba la cara, que tu ser descarado se había apagado, que tu melancolía te atrapaba en ese taburete de bar, y aunque en el juego de las miradas habías tenido las de ganar… esta batalla la habías perdido.

Te miraste al espejo y no te reconociste, te abrazaste a un recuerdo y una lágrima besos tus labios nuevamente, intentaste dormirte y simplemente fuiste capaz de escribir estas palabras. Y aún te preguntas por qué todo tuvo que acabar de un día para otro, por qué cambiaste y dejaste sacar ese cuerpo endeble y lleno de amargas yagas, por qué no escondiste tus cicatrices y te dedicaste a ser ese yo que tantos temen y sin embargo les agrada… 


21 nov. 2011

Hoy busco... Dormir a gusto.

Después de leer varios textos, propios y de varios autores, escuchar ciertas canciones y fijarte en cada detalle de la letra, acabas dándote cuenta de algo tan simple, que además seguro que sabes, que está ahí pero no le dabas importancia.

El verso o la prosa no carece de sentimiento, nadie relata nada sin querer transmitir algo… de hecho cuando alguien escribe por el simple hecho de teclear sin más, te das cuenta de que sus palabras no te llenan como otras veces.

Y es que los mejores textos, las mejores palabras, las obras de las que te puedes sentir más orgulloso nacen sin más cuando los sentimientos están a flor de piel. Dos estados completamente diferentes pero con un mismo significado. El hombre enamorado y/o el hombre destrozado con el corazón roto.

Cuando te da por leer algo de hace unos meses, cuando conseguiste quitarte la coraza que te protege, cuando te empapas de ese sentimiento y ves sin ascos eso llamado amor… Te das cuenta que escribes, sin duda de forma positiva y escribes como si escribieras para esa persona, como si estuvieras desnudando tu alma para que ella te conozca, enfocas tus ilusiones, tus miedos desaparecen, tu sonrisa se asoma en cada palabra que escribes en ese folio en blanco.

Sin embargo, cuando todo eso acaba, cuando sientes que te han arrebatado un trozo de tu vida, cuando ves que tu mundo se desmorona una vez más… Sacas a relucir tú mejor pluma, escribes triste, aletargado, sin ganas pero teniendo un poco de verborrea, todo lo que tocas se convierte en oro, en cuanto a literatura nos referimos. La sombra del dolor le da alas a tu imaginación, y aunque lo que escribas no sea lo más positivo, te das cuenta que es bueno, y a ti te sirve para desahogarte, escupir esa bilis de fe, intentando sacar de tu vida esos sentimientos… Es cruel pero así es, o por lo menos a mí me pasa.

Como ya dije una vez no se me suele dar muy bien escribir algo alegre, no es muy difícil saber el porqué, esa vida tan difícil que me tocó vivir tiene gran parte de su culpa. Pero tal vez eso sea un don, ya que si como digo tengo razón en cuanto a esos dos momentos épicos para escribir, yo vivo en uno de ellos perpetuamente. Por lo tanto aunque triste es un don, es una forma de sacar algo positivo de todo esto no¿?





Hiervo el miedo que me hizo callar
No podéis hacerme creer que 
soy culpable de tanto daño.

Sueño que os puedo ver caer...
Sueño que aún nos queda tiempo
Para ver arder la realidad



19 nov. 2011

Y la ilusión hecha trizas...

Hoy es uno de esos días extraños, de esos en que tienes muchísimas ganas de decir tantas cosas y realmente no dices nada. Tienes una bola acumulada en tu garganta que quiere ser expulsada, resbalando por tu lengua y saliendo como una exhalación por tu boca. Y sin embargo no dices nada…

Pasan las horas, y por suerte para ti las pasas con un par de personas geniales, de hecho de las más importantes de tu vida, a los que puedes considerar tus mejores amigos. Ese hermano que te escucha a cualquier hora cuando lo necesitas, ese primo que sin más se planta en tu casa y te hace compañía, al que has visto crecer y del cual te sientes tan orgulloso, te ves reflejado en él… y lo mejor es que él se ve como una prolongación mucho más joven de ti.

Esa amiga, de la cual todos siempre han pensado que sois algo más, que aunque esté trabajando siempre tiene un abrazo preparado para animarte, y aunque pasen los días y no os veáis tanto como quisierais te das cuenta que nada ha cambiado. Y ese amigo, que por suerte también es compañero de trabajo, que siempre se queda un rato a hacerte compañía cuando estás de noche… Que te saca de casa cuando te encierras en tu mundo y no quieres hacer nada más que dormir.

Esas personas a las que les dirías y darías tanto, les contarías tanto, tantísimo en tan poco tiempo… y sin embargo hoy tus palabras se han quedado resguardadas en tu mente, esa mente rota que siempre ha sido tu mayor enemiga, ese lugar solitario dónde se cuecen todas tus ideas. Pero hoy no eres capaz, hoy simplemente te sientas frente a ellos con una tez seria, les escuchas, no importa lo que cuenten a ti te parece lo más interesante que has escuchado en tu vida… Pero sin embargo no eres capaz de cambiar tu expresión, una mueca de una sonrisa es lo máximo que sale de ti.

Y te da rabia, tanta rabia que quieres gritar… pero tampoco puedes, porqué actúas así te preguntas, tu sabes el porqué, sabes qué aún no has podido pasar página, que el puzle de tu vida se ha complicado una vez más, cuando parecía que habías encontrado las instrucciones, cuando parecía que habías encauzado el camino. Todo se ha desplomado, y si lo piensas fríamente realmente no te duele. Simplemente no entiendes, y el no entender es lo que te tiene en este estado vegetativo.

Deja de pensar te dices una vez más, pero eso es tan difícil hoy como definirle colores a un ciego.




la gente se olvidó de reír 
y al Sol le cuesta tanto salir... 







17 nov. 2011

La cuenta, gracias!

Un sonido martilleante le sacaba de sus sueños, miraba de reojo la mesilla cerca de su cama, las 7 de la mañana, de un día cualquiera, de un mes cualquiera y un año indiferente. El sol entraba por su ventana, y él aún no entendía que hacía despierto a esas horas. Se levantó pensadamente, camino hasta el lavabo, se miró al espejo y abrió los ojos de par en par para verse mejor.

Sus ojeras pronunciadas se hacían protagonistas en su cara, su barba descuidada desde hacía unas semanas restaba importancia al resto de su expresión. Se enjuagó la boca con un poco de elixir bucal mientras meaba como si no hubiera un mañana. El placer que recorría su cuerpo en ese momento era totalmente indescriptible, mejor que un orgasmo tras meses a pan y agua.

Escupió en el lavamanos, se secó la cara y volvió a su habitación, encima de esa vieja silla que se aguantaba en pie de milagro vio su motivo de estar despierto a esas horas. Su uniforme de trabajo descansaba sobre los hombros de la silla. Se cercioró de que el olor varonil no fuera demasiado apestoso. Una mueca le hizo saber que debería haber puesto una lavadora la noche anterior.

Sin embargo se vistió, se acercó hasta la nevera en la cocina, esa nevera daba tanta pena, casi huérfana, varias latas de cerveza, alguna de ella incluso abierta, un triste plátano tan negro como mugriento y un cartón de leche del cual pegó un buen trago. Miró su reloj, no entendía como con tan poco hecho había pasado el tiempo tan rápido, llegaría tarde una vez más, el sermón del jefe una vez más, y volvería a casa solo, amargado y sin ganas de seguir en esta insípida vida… O tal vez no.

Sus dudas no se habían hecho esperar, en cuanto entró por la puerta de la cafetería el jefe le reprochó una vez, los gritos de esa mañana se habían magnificado por toda la cafetería, su compañera, esa de la cual llevaba años enamorado, le miraba con la misma cara de decepción de siempre. Y él le sonreía una vez más, tal vez era la única por la razón de seguir existiendo, verla día a día embutida en una falda corta que dejaba ver sus piernas larguísimas, con el tamaño perfecto, esos muslos bien formados que se juntaban en un culo perfecto. Su cintura de avispa daba paso a un pecho proporcionado, ni demasiado grande ni demasiado pequeño.

Las horas pasaban lentas, un café para la mesa dos, una ración de patatas y una cerveza para la mesa cuatro. Su vida pasaba entre la plancha cuando el jefe estaba de cháchara con cualquier clienta, a servir mesa e incluso despachar y cobrar. Vamos lo que un camarero de cualquier barucho de poca monta haría…

La hora de la merienda, los funcionarios puntuales como siempre a la hora del bocadillo, pedían por doquier, ella servía mesas, él encerrado ahora en la cocina entre vapores y calor, sudaba para conseguir llevar todos los pedidos a tiempo. Su jefe gritaba una vez más, él asentía con la cabeza, ella miraba con pena como un chico indefenso dejaba que un don nadie le vociferara sin más. Al fin al cabo a ella le daba tanta lástima como él se daba a si mismo.

Cuando todo había pasado y el bar estaba medio vacío, ella se acercó a él, le puso la mano en el hombro y le sonrío. Levantó la cabeza y una sonrisa se marcó en su cara, ella le tocó la cara y le hizo un gesto claro, quería que esa barba no estuviera de esa forma.

Y llegó su hora de descanso, salió del bar en una dirección diferente a la de cada día, se acercó hasta el babero más cercano, sin más ordenó que le afeitara. Cuando terminó su hora de descanso volvió a aparecer por el bar, con la barba completamente rasurada, ella le recibió totalmente sorprendida, rieron, no le había visto nunca de esa forma…

Sus miradas se habían cruzado más de lo habitual durante ese día, al igual que los gritos de su jefe habían ido a más. Pero aún no estaba todo dicho. A media tarde, cuando el sol se iba escondiendo, entró una pareja de jóvenes, parecían nerviosos sin embargo se sentaron en la barra y pidieron un par de cervezas.

Después de servírselas, se fue al baño, volvía a mear como si nunca antes lo hubiera hecho, sin embargo tuvo que cortar ese momento de placer, un grito que venía de la cafetería, un vaso roto en mil pedazos… Algo no iba bien, salió del baño y se encontró con la situación, los dos jóvenes habían tomado de rehén a su ninfa, uno de ellos llevaba una pistola en la mano, el otro apuntaba directamente al cuello de la bella camarera con una navaja.

Levantó las manos y se paró en seco, los jóvenes alterados querían que se tirara al suelo, ella le decía que les hiciera caso, él intentaba calmarles, les explicó que la caja que habían hecho era una mierda que podían llevársela y nadie les diría nada, pero que la dejaran en paz… El jefe gritaba nuevamente, estaba vez para decirle que se tumbara en el suelo, ni él sabía por qué estaba haciendo esto, pero hizo caso omiso.

Dio un paso hacia delante, las manos al aire, mirando fijamente a los 2 atracadores, parecían más nerviosos aún, la situación era realmente tensa, otro paso más, el que tenía retenida a su pequeña razón de existir dio un paso atrás con él. Otro paso más, todo fue tan rápido que nadie puedo hacer nada para detenerlo, en cuestión de segundos una bala atravesaba su pecho, el dolor punzante de la bala atravesando carne, músculo, hueso, alojándose en sus órganos le hacía caer de rodillas.

El otro furtivo soltó a la chica, tan asombrado como todo el que estaba viviendo la situación dentro del bar, la empujó hacia delante y salió corriendo tirando del pistolero, el daño era irreversible, un reguero de sangre empezaba a brotar de la herida, y ella corrió en su auxilio. Le abrazó y le tumbo encima de su pecho, su mirada perdida en el techo del local, la luz le cegaba, pero pudo reconocer su rostro, sus ojos azules, sus labios rosados, su nariz achatada… ella le apretaba la mano, mientras sus ojos se llevaban de lágrimas.

Le gritaba que no se fuera, que se quedara con ella, que fuera fuerte… Cada vez oía la voz más lejana, apagándose como una radio que se queda sin pilas, sin embargo sonreía, con su último aliento consiguió acariciar el rostro de su amada, llevándose con el dedo índice una lágrima, acercándola a su boca y dejándola reposar sobre sus labios. Sus ojos se iban cerrando poco a poco, su respiración se hacía más lenta y pesada, la bala alojada en su pulmón, tan cerca del corazón como lo estaba ella.

Ella se acercó a sus labios, le besó, podía notar la respiración agitada sobre su cara, podía notar el frescor de las lágrimas que seguían brotando de su preciosos ojos, pero ya no podía saborear sus labios rosados, el sabor a cobre le ocupaba toda la boca… sin embargo sonrió, hasta que su cabeza se desplomó sobre el pecho de ella. Nunca más tendría que poner el despertador de las 7, nunca más oiría los berridos de su jefe… pero siempre tendría ese último momento con ella en la mente, fuera donde fuera, moría pero feliz por una vez en la vida. 




Or maybe I'm just blind...
So Love me when I´m gone...


16 nov. 2011

Un chupito de Realidad... Danger! Danger!

A lo largo de mi vida he conocido mucha gente, si he de ser sincero tantísima que no podía recordar a cada uno de ellos. Entre mi mala memoria y todas las caras que han formado parte de mi ser, aunque haya sido por unos simples minutos, es difícil acordarse de todos. Y más si alguno de ellos no ha dejado su huella en ti.

Siempre me he caracterizado por ser extrovertido y no tener problemas en conocer gente nueva, abrirme y crear un nuevo vínculo es fácil para mí. Eso no quiere decir que sea también fácil romperlo, ni mucho menos.

De todos he aprendido algo, una lección ya sea para bien o para mal, me han enseñado cosas triviales que me han hecho reír, llorar, sentir, querer… Miles de sentimientos. Me ha gustado rodearme de gente que comprendiera que muy posiblemente no soy como ellos, no soy como el resto ya que tengo un trasfondo muy triste, que poca gente puede llegar a comprender. Pero sin embargo me han aceptado, y al igual que yo les he aceptado a ellos.

Me gusta la gente que tiene algo que decir, que tiene algo que contar, que me haga reír de manera inteligente, que ponga a prueba mi capacidad intelectual, que haga que me esfuerce por conocerle más… Pero sobre todo me gusta la gente que va de cara, que no necesita esconderse tras un diván y clavarte un cuchillo por la espalda. Eso hace que te puedas llevar grandes sorpresas y cómo no decepciones.

Hace no mucho me hizo pensar en todo esto, en la gente que me rodea, en la gente que veo en el día a día, esos que se pueden considerar mi grupo de amigos, y toquemos madera para que no se rompa en muchos años, y si puede ser en toda la vida mucho mejor. Durante esa conversación me insinuaron que no comprendían que hacía con según que gente, pues me veían por encima de ellos, por mi forma de ser, mi forma de hacer las cosas, de pensar…

Digamos que estábamos en planos diferentes, cosa que no es mala ni mucho menos, ninguno es mejor que el otro. Mi primera respuesta fue sencilla, esa gente saca el niño que llevo dentro, y hace que vea la vida un poco más alegre de lo normal. Aparta al Dako serio para enseñarle que con un poco de ilusión todo se lleva mejor. No me considero pesimista, si realista… y por lo que me ha tocado vivir, y sigo viviendo, a veces hace muy difícil ver el vaso medio lleno.

Esa fue mi primera respuesta, la que salió sin más de mi corazón, y que espero que nadie se tome a mal. Sin embargo dada mi forma de ser, soy un tipo que se fija mucho en los detalles, desde una simple frase, hasta un punto y coma dónde no debería estar, una simple foto… De estas cosas se me suelen escapar pocas, y eso me ha dado a entender porque quiero tanto a esta gente que me rodea.

Si es cierto que sacan el niño que nunca pude sacar cuando era un enano, si es cierto que me hacen ver la vida de otra manera, pero también es cierto que son gente que van de cara, esa que tanto me gusta, que te cogen y te dicen cuando algo no le gusta, “Mira Dako eres un poco gilipollas… si lo vuelves a hacer pues igual te reviento”. Y yo eso lo respeto al máximo, porque si peco de algo es de una excesiva sinceridad. Si te tengo que decir guapo/a te lo digo pero si te tengo que decir gilipollas tampoco me corto.

Y entonces ves esos detalles, de gente que tiene otras formas de hacer las cosas, y que creen estar a otro nivel, y piensas… “Pues va a ser que no, va a ser que no estás a otro nivel… estás al mismo o incluso uno más bajo, ese en cual se te puede considerar un/a niñato/a”.

A mí esa gente me ha decepcionado, con esto no estoy diciendo que sea un ataque directo a mi persona. Ahí es cuando te das cuenta que la naturaleza del ser humano es verdaderamente extraña, que el tío que te puede parecer más niño puede ser una eminencia, y que el que por su forma de ser y expresarte te parece alguien culto, inteligente… se convierte en segundos en la persona más tonta del mundo.

Ojo, imagino que mucha gente le habrá pasado lo mismo conmigo, no nos vamos a engañar, yo no soy ningún santo, sino más bien un hijo de la gran puta. Pero sin embargo me gusta hacer las cosas bien, me gusta tener ese toque de humildad que te da la oportunidad de explicarte o que la otra persona se explique. Y sé que este texto puede levantar ampollas, lo sé, de hecho últimamente lo que escribo me parece que puede afectar a más de uno…

Sin embargo escribo como lo siento y me siento, o como simplemente me hacen sentirme las circunstancias, sin ánimo de herir a nadie pero diciendo la verdad como siempre. Y al que no le guste pues será porqué algo de lo que he dicho le ha escocido, se ha sentido identificado con la parte que no me gusta. Ahí ya no puedo hacer nada amigo… Simplemente pedirte disculpas por sacarte de tu mundo mágico, del país de gominola de la calle de la piruleta, y darte una dosis de realidad, de darte un momento para mirarte frente al espejo y preguntarte a ti mismo si estás haciendo las cosas bien.



Vivir al niño de mayor la tonta excusa es 
Cesar mi orgullo perdedor y mñn aquí estaré
No tengo siempre la razón, eso lo he de entender 
Si quiero más de ti, un poco más de ti


11 nov. 2011

Cambia y deja salir a La Bestia

¿Me recuerdas?

Si… ¿dónde has estado todo este tiempo?

Donde tú has querido que estuviera, escondido bajo un cúmulo de sentimientos innecesarios.

Dijiste que nunca me abandonarías…

Y no lo he hecho, fuiste tu quien cavaste mi tumba y me echaste como estiércol esa mierda sentimental que ha brotado en tu vida.

Aún así has vuelto… te debo caer muy bien.

En realidad me das pena, me da pena ver en lo que te has convertido, lágrimas, amor, sentimientos… Mis enseñanzas una vez más desvalijadas, siempre te has querido librar de mí, y nunca te has dado cuenta de lo bien que nos iba cuando seguías la trayectoria marcada.

¿Bien? Si la moneda siempre ha salido cruz… si la suerte nunca ha estado mi lado, si la vida ha sido siempre una cuesta arriba de pendiente máxima.

Si… ¿Quién ha dicho que fuera fácil? No, no lo era, pero no eras ese pingajo que eres ahora, mírate, destruido el castillo de naipes, ese que nos costó tanto montar, y la coraza? Esa donde rebotan los problemas y se hacían más pequeños, y el pozo sin fondo que conseguimos crear en tu mente? Desbordado…

Cállate!… por favor

¿Qué me calle? Afróntalo, mírate al espejo y dime si te gusta lo que ves: Ojeras, rojos esos ojos dónde el fuego no prende, cabizbajo, esa barba descuidada, esos labios con ese gesto tan triste… Solo por hablar de la cara, quieres verte así? Si es así, volveré a esconderme y que te vaya bonito. Pero no he venido para perder el tiempo, y ahora qué? Ansiedad, insomnio…

Eso nunca se ha marchado, ansiedad es esa vieja compañera de viaje y qué te voy a contar del insomnio que no sepas tú…

Pues te lo metes por el culo, vamos a luchar contra eso y más, eso si vas a tener que vomitar esos sentimientos y volver a ser el frío calculador, volveremos a tener ese nombre compuesto que tanto nos ha gustado, volveremos a ese Dako la Bestia, juntos… Qué te parece?

Una idea sublime, no hace falta decir nada más… Déjame volver a acostumbrarme a ello, déjame que me beba un par de cervezas y verás tú!

Esa es la actitud muchacho, escúpelo… lo necesitas

9 nov. 2011

C´mon... Give me Five, campeón!!!

Últimamente mi mente está jugando conmigo, con mis sentimientos y mi manera de ver las cosas, tengo muchas ideas en la cabeza, ideas para realizar tal cosa, ideas que conllevan a más comerse la olla, ideas que sé que nunca llegarán a buen puerto.

Igual por eso estoy más irascible de lo normal, y aunque llevo meses así, me he dado cuenta que en las últimas semanas me paso más tiempo cabreado con el mundo que viviendo la vida. Me cabrean nimiedades que en otra época ni me habrían hecho cosquillas, de hecho lo habría mirado por encima del hombro y con un "allá tú" lo habría dejado pasar.

Y ahora no, ahora me enfrasco en buscar una puta solución que no existe... Y eso hace que me cabree más, porque no me gusta verme así, le estoy poniendo demasiada pasión a cosas que ni lo merecen, otorgándole demasiada importancia a personas que no oportan en el día a día de mi vida, a gestos despectivos que me dan risa y sin embargo pienso en el "¿por qué cojones hace esto?". Que se sienta identificado quien quiera con mis palabras, lo que está claro que yo sé perfectamente quien podría, quien no se dará ni cuenta y quien se sentirá y no debería.

Pero el ser humano es así, irracional cual animal cuando está herido, muerde sin más la mano que le da de comer, se acuerda de quien no se tiene que acordar... Y no digo que yo sea diferente, pero me gusta pensar las cosas antes de decirlas, buscar la manera y la situación. Siempre afronto a los problemas de cara, y me partiría el alma por ayudar a los míos.

De hecho estoy escribiendo estas líneas y estoy pensando en borrarlo todo, ya que pienso en por qué necesito expresarme de esta forma. Igual he llegado a ese límite en el que solo me apetece gritar, gritarle al mundo que se pare que yo me bajo, gritarle a la vida que ya está bien de tanta tontería, gritarme a mi mismo que deje de estar cabreado por todo y por nada, gritarle a los que están ahí que muchas gracias por ayudarme, que aunque crean que no hacen nada con sus palabras y visitas para no hacer nada más que estar tirados en un sofá toda la tarde, hacen mucho más de lo que podría agraderles.

Ya que hay días en que tan solo me apetece gritar y golpear la pared una y otra vez hasta que mi puño se hinche, mis nudillos esten despellejados, sangrando, sintiendo como en las muñecas los huesos se me van astillando... Hay días así, y gracias a ellos no lo hago, y aunque sigan esas malditas ideas en mi cabeza,  y siga pensando en que coño pasa, sus palabras hacen que me sosiegue.


1 nov. 2011

Entre los sueños y la realidad

Llueve sin perdón, el viento frío se ha instalado en ese día, pero a él le da igual, camina bajo la lluvia sin más protección que su empapada ropa. El sonido de las gotas rebota por toda la calle, ve gente corriendo de un lado a otro, protegiéndose debajo de cornisas y balcones, compartiendo paraguas.

Ese niño pequeño alentando por la madre a que corra para no mojarse, cuando ya va calado hasta los huesos, le saca una pequeña mueca, lo más parecido a una sonrisa. Esa madre cruza una mirada con él, con una sonrisa en la cara coge la mano del niño y él les cede el paso sin más. Ella agradecida asiente y siguen corriendo.

Sus pasos no van a ninguna parte, su mente no necesita trazar un plan, un camino, un destino al que llegar. Sigue caminando bajo el relámpago que acaba de cruzar la calle, se aparta el pelo de la cara, lo coloca ese mechón rebelde tras su oreja y vuelve a mirar. Se fija en cada detalle, en cada situación, el transportista intentado que la carga que tiene que entregar se moje lo menos posible, aquel camarero que hecho un pincel sale a guardar las sillas de la terraza…. Tarde piensa él.

Sigue caminando, cada vez más lejos de casa, cada vez más cerca de nada, el cielo parece enfadado, los truenos se hacen cada vez más fuertes, la lluvia empieza a caer con mucha más furia, los coches no paran de hacer ruido con sus pitos… La gente tiene prisa, y no entienden que tan solo es agua.

Un soplo de aire frío le golpea la cara como la bofetada más seca que jamás haya recibido, sin embargo a él no le duele, no en este momento, nada puede molestarte, la gente no entiende por qué camino a ese ritmo, por en medio de la calle, sin protegerse al menos bajo los balcones de los edificios… Nadie comprende sin más, esa situación.

Y él simplemente sonríe, simplemente camina, simplemente ve, oye y calla… De ese trance solo le saca una visión, un pequeño coche que se acerca en dirección contraria, que reconoce al instante, y que cuando está a su altura se para y pita varias veces, gira su cabeza y lo ve, allí está ella sin más, con un gesto de hombros sabe que simplemente le está preguntando “¿qué haces, tonto?”, él le devuelve el gesto, se encoge de hombros sin saber realmente que responder.

La muchacha baja la ventanilla arriesgándose a que se le moje el interior del coche y con un “vamos sube, corre!”, le invita a tomar asiento a su lado. Mira al cielo, mira su reflejo en los cristales tintados del coche y piensa en que ya está bien por hoy… Se sube al coche, y sonríe, ella sonríe, se miran, ríen, se entienden sin hablar. El cielo empieza a despejarse tan rápido como desaparece la lluvia, el sol sale con más fuerza que nunca…

Y entonces despierta, despierta con una sonrisa, se ríe en voz alta, y reconoce al instante el significado de ese sueño… y simplemente revisa las horas que quedan para verla una vez más, y sentirse feliz, entrar en su burbuja y vivir.




Me gusta darte un beso cuando estás dormida
Por las mañanas te levantas mucho más agradecida


27 oct. 2011

Recuerdos musicales

Últimamente tengo tiempo de sobra para pensar, en mis movidas que por suerte ya son menos que antes pero siempre hay algo, en recuerdos, buenos y malos momentos… Y eso me ha llevado a abrir el Spotify.

¿Por qué os preguntaréis? Pues realmente mi mente estaba buscando un par de canciones de una lista en concreto, que solía usar cuando no podía dormir. Con temas instrumentales, muchos de ellos versiones de un cuarto de cuerda que me gusta mucho. Entonces, sin más he visto la bandeja de entrada, y ahí han empezado a asomarse los recuerdos.

Cuando hacíamos listas interminables de canciones entre un par de colegas, o simplemente nos mandábamos canciones en vez de publicarlas que significaran, incluso tener temazos ahí guardados que nunca habían escuchado tus amigos y tu se lo presentabas, y obviamente viceversa.

Y ves esas canciones, y recuerdas esos momentos, sonríes, te distraes y la noche parece que ha cambiado de ritmo empezando a pasar mucho más rápido, la pesadez de las horas se convierte en algo más ligero. Comprendes algún que otro significado con ciertas canciones que antes no veáis, y lo tomabas como una canción más o un: “¿por qué me ha mandado esta canción?

Es una lástima lo del tiempo en Spotify, ya que Grooveshark me ofrece una experiencia muy similar, sin recortes de tiempo, sin límites, ni publicidad. Sin embargo siempre estará instalado en mi equipo, ya que momentos de recuerdos como estos, que parecen una tontería pero acaban siendo especiales, no se deben perder.

Releyendo el texto antes de terminar, lo que más me asombra de lo que uno es capaz de hacer cuando una musa llega a su vida, en según qué momento escribir se me hizo pesado, difícil, y aunque lo necesitaba mi mente no daba para más, y mira tú, ahora de un tema tan trivial como el que os he expuesto, he sacado casi una mina de oro… 

Os dejo con una de las canciones que estaban en la bandeja de entrada, y aunque os sorprenda es una de esas canciones/versiones que a mí me molan:



26 oct. 2011

Sin condiciones...

Hoy es uno de esos días que te sientes algo más optimista, tal vez la palabra sea afortunado; pero no lo diré muy alto no sea cosa cambie otra vez. Sentirse bien cuando consigues sacarle una sonrisa a una persona que te importa tanto, y que no lo está pasando precisamente bien… A mí por decirlo de alguna manera, eso me pone.

Me pone conseguir que alguien que no se merece estar de esa forma, sin energías y pensando en esa situación, tenga un alivio gracias a mí. Mis palabras, mis acciones, mi forma de ser, compartir pensamientos.

Es cierto que todo depende de la empatía que sientas por esa persona, no es lo mismo sacarle una sonrisa a un hermano, un familiar, tu pareja o un amigo bien cercano, que sacársela a un conocido, o alguien menos allegado por así decir. Si bien es cierto que siempre es bonito ese gesto, el de ver sonreír a alguien, lo es mucho más cuando esa persona te siente tan dentro como tú a ella.

Esta semana he tenido que lidiar con esta situación en varias ocasiones, con varias personas diferentes pero todas importantes en mi vida, y por suerte he conseguido que esas personas por lo menos se fueran a la cama sin tanta rayada mental. Y no obstante lo mejor de todo esto es que sé que es recíproco, y en el momento en que yo baje un poco las defensas y me sienta perdido, sé que esas personas estarán ahí, para levantarme, para mirarme a la cara y tratar de sacarme esa sonrisa; de hecho estoy seguro que lo conseguirán.

Qué me lo he ganado a pulso? Puede sonar ególatra, pero es cierto, soy de los que opinan que si quieres recibir, debes dar. Todos tenemos nuestros más y nuestros menos, pero no hay que dudar que esas personas estarán ahí el día que tu desfallezcas, que lucharán en la batalla por ti… así que si quieres que eso pase, te toca a ti también dar la cara en esos momentos. Y yo, siempre que la persona lo merezca, la doy y daré.




Y como no sé con que frase quedarme de la letra ahí va toda: 

¿Con quién puedo contar?
no hay que preguntar
todos estáis dentro de mi
y cada uno es parte de lo que soy

Y no lo quiero cambiar, nada va a cambiar
y no lo pienso a cambiar, por nada, por nada…

y aún guardo aquel sabor de una noche más
junto a los que me dan su amistad

no hay nada que ocultar,
todos sabemos que no hay tiempo para estar
pensando en lo que pasara, palabras de verdad
es lo que os puedo contar; es lo que os puedo contar

y yo estaré hasta final
no pienses mal, no hay final

no hay nada que ocultar,
todos sabemos que no… no hay tiempo para estar
pensando en lo que pasara, no lo voy a cambiar, por nada…


23 oct. 2011

Caliento Motores y acción!!!

Tener la sensación de que todo va a explotar de un día a otro, y realmente sin saber porqué, tampoco parece interesarte saberlo. Hace tiempo que dejaste de creer en la humanidad… y cuando ves cosas raras simplemente te apartas ya que tarde o temprano siempre te salpica.

Pasan las horas, los días, y esa distancia entre seres que antes eran tan cercanos es mayor, sin saber que ha pasado, que has podido decir, que has podido hacer… O realmente piensas en qué no has hecho, dicho o visto.

Lo mejor de todo es que a ti, estas situaciones te hacen mucha gracia, lo ves todo fríamente, y sonríes pues es algo que te distrae de tus pensamientos. Posiblemente es uno de los sentimientos más egoístas que puedes vivir ahora mismo… Pero realmente te la sopla.

Por una vez en la vida sientes que las cosas tienen buena pinta, que tienes lo que necesitas y lo que no, no te obsesiona, no estás pensando en cómo arreglarlo, en cómo solucionarlo y poder llegar a ello. Y no es que hayas perdido la ambición, todo lo contrario tus metas siguen estando bien altas, pero si es cierto que ves la vida con otros ojos.

Una mirada que antes no sentías, una sonrisa limpia de falsedades, un sentimiento que crece día a día, miedos que se esfuman… Posiblemente antes te habrías esforzado mucho más por saber el porqué de una situación así, pero ahora mismo no lo necesitas, no necesitas mancharte las manos, que la mierda salga a flote y ni tirando de la cadena varias veces seas capaz de conseguir que desaparezca.

Y piensas en ello, aunque no le des importancia, piensas en si deberías dársela, piensas que ya tienes suficiente de gilipolleces, y lo que buscas es confort, estabilidad, recuperar esa seguridad que te caracteriza, ver la vida del lado más positivo posible, y para ello estas cosas tienen que resbalar por su espalda y como mucho hacerle compañía a tu peludo culo.

Además sabes que tú has dado un paso hacia delante, y además ese paso debería haberte acercado más, sin embargo parece que te ha alejado. Así que sigues el camino del día a día, que va surgiendo con sus curvas, sus rectas interminables, sus cuestas con pendientes de máximo riesgo… Pero no te paras a mirar atrás y pensar que ese camino podría ser más fácil de otra manera.

Y si el destino lo ha querido así, quien eres tu simple mortal para interponerte en su camino…



Siempre hay un camino a la izquierda para retroceder
De toda esa mierda que me mezcla contigo


14 oct. 2011

Soledad y silencio

Un televisor emitiendo sin ser visto, la brisa entrando por esa ventana acariciando sus pómulos, secando esa especie de lágrimas que se asomaban por el rabillo de sus ojos. Miraba a la nada, sentando en esa silla, su vista perdida en ese patio.

Un limón se desprende del árbol, lo ve caer, el sonido de ese golpe seco contra el suelo le saca del trance durante unos segundos. Cambia la postura, cruza sus brazos y vuelve a oír la música, esa que llevaba un rato sonando, tapando el volumen del televisor… haciéndole respirar profundamente y volar de ahí.

Sin más apagó la televisión, y siguió ensimismado en esa visión que le tenía absorto, sus pensamientos corrían en su mente como un huracán, arrasando esperanzas, ilusión… Una melodía, un guitarreo incesante y una voz desgarradora le hicieron volver a salir de ese trance, y entonces entendió que lo que escuchaba no era más que la banda sonora de su vida.

Y sus palabras no sabían seguir, no sabían que decir que no hubieran dicho ya, en algún momento llegaría tiempos mejores, o eso quería creer. 



9 oct. 2011

Sensaciones que olvidé

Sólo, tú y tus pensamientos, en una habitación oscura, iluminada tan sólo por la pantalla de ese portátil, que se encuentra reproduciendo canción tras canción desde hace horas reposando sobre una silla, la típica silla de oficina con sus ruedas. La luz de las farolas de la calle intenta colarse por tu ventana pero te has asegurado de cerrarlas bien…

El sonido de los voces de adolescentes que se han sentado en el portal de la lado a matar las horas de un sábado noche, acompañados con sus litronas y botellas de vete a saber qué… Y en vez de molestarte en pedir silencio, simplemente coges los cascos, los enchufas al portátil y aumentas el volumen, dado que estaba al mínimo para no despertar a tu compañero de piso.

Miras el techo, respiras profundamente y resoplas, miras a tu izquierda y solo encuentras una almohada, si no fuera porque podrían tomarte por un loco pensarías que es un cuerpo de mujer, que te da la espalda mientras duerme plácidamente. Un parpadeo irregular llama tu atención, el led del televisor ha empezado su baile diario, se apaga y enciende a su propia voluntad. Sabes que no dudará más de unos minutos, pero te hipnotiza igual que cada noche.

Tus pensamientos siguen ahí, y aunque no quieras parece que les va a hacer caso, apoyas tus manos sobre la nuca, vuelves a mirar al techo y cierras los ojos, unos segundos más tarde estás inmiscuido en una conversación contigo mismo:

  •           ¿Cómo te sientes, no deberías dormir?
  •          Sí, ciertamente debería estar durmiendo…
  •           Entonces, ¿cuál es el problema?
  •           ¿No deberías saberlo tú? Igual tú eres el problema…
  •           ¿Yo? ¡Venga ya, hombre! Sí lo llego a saber no pregunto y me quedo calladito…
  •           No hace falta que te hagas la víctima conmigo, nos conocemos desde hace muchos años
  •           Demasiados… debería prejubilarme como siga así… Lo dicho, que nos desviamos del tema, ¿Qué te ha hecho llamarme esta vez?
  •          Realmente no lo sé, quizás simplemente quería saborear una vez más esta sensación… esta extraña sensación!
  •           Mentiría si te dijera que te comprendo… tantos años juntos y realmente a veces creo que no te conozco, empecemos de cero, ¿Qué sensación? ¿Por qué extraña?
  •           Después de tantos años… se me hace extraño querer a alguien de esta manera, necesitar, sentir esa ternura, esa realidad que ya puedo tocar con las manos…
  •           ¿Y ahora estás así por esto, maldito enfermo? No, no espera ya sé el porqué de esta sensación, tú que te creías un Dios, y ahora te ves como un mortal más, un potro cojo encerrado en un establo dando coces… Jaaa! Pues ya era hora, hermano! Ya era hora que alguien te bajara de esa nube de poder, que abriera esas puertas clausuradas a cal y canto, que ya empezaba esto a oler a cerrado. ¿Y ahora por qué sonríes?
  •           Porque a veces, y no te hagas ilusiones con lo que te voy a decir. A veces tienes razón…


Das otra pasada a la habitación, que te acoge, de nuevo, vuelves a mirar esa almohada a tu lado, vuelves a resoplar, sonríes... de tu boca sale un buenas noches, y sin más cierras los ojos, la música sigue sonando pero se va difuminando cada vez más en tus oídos, hasta no oírla. 

Por fin duermes, a mi también se me hace raro verte feliz, pero me alegra tanto verte así después de tanto tiempo, de tantos problemas, de tanta lucha… por fin te veo una sonrisa mientras duermes, por fin veo tu mano abierta y no tu puño cerrado. Disfruta de este momento sin mirar atrás… que tengas suerte, pues tu suerte es la mía, y así recurras menos a mí, aunque sabes que siempre estaré aquí, tu querido pensamiento.



Cuando la noche me exilie
Cuando el fuego signifique 
que estoy contigo!
Y estoy contigo...