27 abr. 2012

Advesidades: Pesimismo


Desde hace ya mucho tiempo las cosas me parece que se están desmadrando, yendo de mal en peor. Hasta hace no mucho intentaba ser positivo, sacar de todo lo malo algo bueno, una lección, algo que aprender para no volver a caer en el mismo error nuevamente. Pero ya no es así… 

No entiendo porqué este cambio tan radical, de una semana para otra empecé a vivir un pesimismo absoluto. Cosa que no me gusta, nunca me he considerado pesimista, nunca me ha gustado pensar dejar las cosas como están y si van a peor pues me da igual. Gente que me conoce puede creer que sí, por frases o hechos… 

Pero desde mi punto de vista, siempre me he considerado una persona realista. Si algo salía mal buscaba el porqué, si algo salía bien también. Me ansiaba el saber, me gustaba empaparme de situaciones y de saber como resolverlas, era una forma con la que me iba convirtiendo en más sabio, y si con esa sabiduría podía ayudar a otros… Mejor.

Ahora ya no, ahora me da bastante igual todo, sigo pensando en mis problemas día a día, pero ni me esfuerzo en saber de donde vienen ni a donde van. De hecho pienso que si algo va mal, siempre va a ir a peor. La experiencia de estos últimos meses ha sido así.

Es raro estar escribiendo estás líneas, ver este problema y no querer ni poner fin a ello, porque simplemente me da igual. Supongo que algún día se pasará esta tontería y volveré a retomar el cauce de mi vida, solitaria, despiadada, sin suerte… pero al fin y al cabo es mi vida, por ahora prefiero estar por estar.

8 abr. 2012

Adversidades: Ilusiones Rotas

Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte… y hasta cierto punto lo creo, pero llevo una temporada bastante amarga. Imagino que si soporto esto seré el tío más fuerte del mundo, y es que si no me lo tomo con humor haría tiempo que podría haber reventado y mandar a todo y todos a la mierda.

Supongo que debido al trastorno del sueño que padezco, y que no descanso bien gracias a mis preciados turnos de trabajo, estoy bastante más irascible de lo normal. Creo que esforzarse un poco por los demás no es tan difícil, y veo que yo lo hago pero otros no lo hacen conmigo, lo cual me cansa. Me cansa, me aburre y dado a mi estado, me irrita con más frecuencia de la que debería.

He tenido la suerte de tener libre un par de días de la semana santa, lo cual no suele ser habitual, y mira he querido aprovecharlos, pero las cosas se han torcido. Y me ha tocado mucho la moral. Así que he decidido aislarme un poco de todos, esperar que si alguien quisiera saber de mi, se preocupara él. Por suerte hay alguien que siempre piensa en mí cuando tiene libre, al cual le agradezco desde aquí. Posiblemente ni me lea pero bueno dicho queda.


Y es que estoy en ese momento de la vida en que piensas en que te queda por hacer, muchos dirían pues con la edad que tienes puedes aún hacer muchas cosas. Y si posiblemente es cierto, pero me paro a pensar en algo que no haya hecho y que me motive, no encuentro mucha cosa. Lo único que me apetece es viajar de vez en cuando, y no lo puedo hacer tanto como quisiera.

No sé, por lo demás, no tengo una ilusión cuotidiana, y además estoy bastante desmotivado por eso de que este marzo ha sido horrible, y lo que llevo de abril no es que haya mejorado mucho el asunto. Mi vida ahora mismo se basa en sesiones largas de Battlefield, que oye por una parte no están nada mal… A mi matar siempre me gusta, y más si de binomio tengo a Jk, con el que formamos el dúo tanque, ahora también helicópteros…

La realidad es bastante austera… y duele, ver según qué cosas, pensar otras que deberías haber olvidado, sentir que quieres arreglar algo que no se puede, olvidar lo que no deberías olvidar. Es una vorágine y una espiral de sentimientos confusos, ni tú tienes claro que te pasa, ni los demás pueden o saben cómo ayudarte. Y lo más raro de todo es que la gente que parece comprenderte está lejos, jodidamente lejos… pero bueno, crecí siendo un niño solitario no debería ser difícil adaptarme a ello otra vez.



Cuando los problemas
Te impiden respirar
Y el alma se te ahoga
De tanto llorar