7 ago. 2012

Adversidades: Liderazgo


Hace tiempo que vengo oyendo de diferentes personas, un atributo que no es ni bueno ni malo, simplemente asocian mi persona con la palabra liderazgo. De hecho se han referido a mí como el líder, y tengo que decir que durante mi vida no han sido pocas las personas que lo han dicho.

Siempre he negado esa cualidad, pero llega un momento en el que te lo llegas a creer. Y te pones a pensar en todas esas personas que te han nombrado de esa forma, y te han dado sus credenciales para hacerte ver por qué te considera un líder. Sigo pensando que no debería ser así, y que no me veo como tal…

Pero bueno dándole vueltas al tema con mi mejor amigo hace mucho, me definió subjetivamente como veía el nuestro grupo, pandilla, o como queráis llamarlo. Y nuevamente salió la palabra líder por en medio.

Si me pongo a pensar, sé que muchas cosas se han dejado de hacer porque yo me he cansado de tirar del carro, y moverme para no perder de vista a todos los que considero mis amigos. Bien, puede ser una las cualidades de un líder, no digo que no. Pero no lo veo como tal, más bien como una persona activa que siempre ha querido tener algo que hacer. Y obviamente si lo podía hacer en compañía mucho mejor.

Otra persona me dijo hace tiempo que veía como los demás buscaban la aprobación de sus palabras con gestos o miradas hacia a mí. Cómo si lo que intentaran decir o hacer tuviera que pasar por mi voluntad… Una locura, no creéis?

Puedo aceptar el barco, y pensar que por ser el más activo se me pueda ver como un destacado entre los demás, ojo! Que no líder! Sin embargo un líder requiere otras habilidades, sociabilidad, carisma, capacidad de planeación y un largo etc., de las cuales reconozco que tengo un par… Entonces diréis, les estás dando la razón! En cierto modo, podría ser.

Pero si voy más allá de todo esto, dentro del perfil de un líder existe algo de lo que nadie se da cuenta. Y sí esa persona activa se cansa de estar tirando de los demás, entonces lo deja de lado, se sienta a esperar a que los demás den el paso que él siempre da. Cuando eso pasa, ese don de liderazgo se va a la real mierda.

Y entonces esa persona conoce la verdadera soledad, esperar a los demás no le asegura que sus horas de desgaste se vean recompensadas, de hecho posiblemente esa persona activa pasará a ser una persona pasiva, más que pasiva: Pasota. Dejando de lado muchos de esas cualidades que la gente veía en él para llamarle líder.

Lógicamente todo esto no muchos lo verán, posiblemente los más cercanos a él y seguramente tardarán demasiado en darse cuenta. Él por su propio estado de pasividad absoluta, y su propio aborto sentimental, simplemente seguirá viviendo aletargado, intentará no necesitar de nada ni de nadie. Y así poco a poco volver a ser una persona fría, calculadora y que no necesita mucho de nadie para disfrutar de la vida…

Posiblemente ahora que habéis leído esto, podréis ver de otra forma como me he podido sentir yo durante un tiempo, hasta poderlo asumir. Tranquilos esto no es un trago amargo, simplemente un adversidad que tenía ganas de escribir. Y compartir en el mundo nerdo.

Na na na na Batman!



2 comentarios:

Jorge armando dijo...

Tienes mucha razon, asi me siento, he tardado mas de un año, hasta que lei estas lineas, muchas gracias

Dako dijo...

Gracias a Ti, Jorge, por pasarte por aquí y sobre todo me siento alagado de que te haya podido servir mi reflexión.

Un abrazo!