30 ago. 2012

Esa Obra de Teatro llamada Vida


A veces, sólo a veces, cuando no puedo dormir mi mente vuelta lejos de la realidad. Ha dejado de recordar para imaginar, él sentado a la ventana viendo la vida pasar.

Viento tantas imágenes repetidas últimamente… Y entonces piensa en ella. Se pregunta y sí ella hubiera cumplido esa promesa que le hizo el último de sus días, sería hoy todo distinto?

Él cree que tal vez no, pero posiblemente ahora no sentiría esas ganas que su orgullo le hace tragar. Esas ganas de realizar una llamada, un mensaje, unas palabras… que empiecen con un “Ey! Qué tal? Cómo te va la vida? Estudias, trabajas, ambas cosas? Sigues con tu vida ajetreada, vaya de edad! No me lo creo! Anda ya! Es estupendo oír que sigues bien, que luchas día a día

Yo? No te lo creerías, sigo trabajando en el mismo sitio, me han cambiado unas cuentas funciones, más cercano a lo que estudié en su momento! Vaya las cosas no han cambiado demasiado, o tal vez si, y yo no me he dado cuenta! No sé chica, ya nos veremos!

Aunque el 50% de ese orgullo se transforma en miedo, un miedo irracional a no recibir respuesta, a sentir un par de tonos y que cuelguen, o que nunca haya respuesta. Eso posiblemente le haría más bien que mal, pero él no quiere esa reacción.

Y entonces cuando todo eso se le presenta a él… Yo dejo de imaginar aunque no de pesar, sin embargo cierro el telón buscando el aplauso de una función que ya terminó. Porque la vida es como una función de teatro en la que todo protagonista busca la complicidad del público, el calor de sus compañeros de escenario, y sobre todo los vítores y aplausos de esos que te hacen ver que todo irá bien. Qué cada paso que diste no fue falso, y que aún quedan muchos papales y personajes que representar. 






2 comentarios:

Jaumet dijo...

Me gusta el símil de la vida con una obra de teatro, una película o una serie. Pero debes saber que no solo eres el personaje, eres el director y el protagonista, y llevarás la obra de teatro como tu quieras, poniendo las tramas y finales que tu veas convenientes, solo que si aún no te has dado cuenta, solo serás eso, el protagonista de tu propia obra.

Dako dijo...

No lo niego, pero no siempre será el final que tu deseas, ni el que tu habías escrito, y eso golpea la obra de tu vida de formas invorsímiles...