29 jun. 2011

Te conozco, sé cómo escribes

Hace no mucho me dieron un pequeño toque de atención, para nada negativo, sin embargo es algo que me ha hecho reflexionar: “es la primera vez que dejas ver algo de lo que sientes·”.  ¿Se puede conocer a alguien por su forma de expresarse sobre una hoja de papel?

Hay estudios, incluso gente que se dedica a observar la caligrafía de otros, que se encargan de indagar en el ser de una persona, e intentan conocer como es esa persona.  Si escribe de tal forma, o coge el bolígrafo de otra, sacan sus conclusiones. No digo que no se pueda hacer gracias a ello, es factible decir que una persona que aprieta mucho la estilográfica contra el papel es porque tiene tendencia a la violencia. O si tacha su nombre cuando firma es porque no le gusta…

Hasta ahí podría creérmelo, pero seamos claros, creo que es podría hacerlo hasta yo, pero voy más allá de eso.  Ya no son las formas, sino lo que expresa, y creo que aquí es donde nunca podría conocer a alguien por cómo escribe.

Sin duda siempre he dicho que me dejo guiar por lo que siento en el momento en el que me pongo  a teclear sobre el fondo blanco de mi editor de texto habitual. Pero lógicamente si un día escribo algo sumamente hermoso,  alguien podría decir que soy enamoradizo, pero si se me conoce no creo que esa descripción se acerque a mí ser.

De hecho he estado releyendo viejos textos, otros post de este mismo blog, y si puedo ver cómo me sentía en el momento en que escribí algo, hablando de estado anímico, pero no veo que me personifique un texto que posiblemente escribí ya que no tenía otra cosa que hacer. Posiblemente alguien se podría hacer una idea no muy lejana a la realidad, pero conocerme por como escribo… Simplemente creo que es imposible, y más viendo (subjetivamente, claro) lo complicada que es mi mente.




Por cierto, estamos de aniversario por el mundo nerdo, llevamos 150 artículos publicado y más de 20 mil nerdos se han pasado por aquí... así que que para celebrarlo una cancioneta que no tiene nada que ver con lo escrito:

28 jun. 2011

Por que no siempre la original es la buena...

Dado al estrés que he acumulado últimamente mi mente, si ella solita por que es así de lista, ha decido cerrarse en banda. Y cuando intento hilar un par de frases seguidas que construyan un texto, dando pie a que mi imaginación vuele... Pues más se cierra.

De hecho me está costando escribir estas cuatro líneas sin parece un lerdo, y ojo he dicho lerdo por que todos sabemos que Nerdos somos aquí todos un rato. Sobre todo a los seguidores de este mundo que sale a base de escupitajos tecleados por el nerdo mayor, es decir yo.

Mis horas en el turno de noche pueden pasar de dos maneras, o contestando alarmas toda la santa noche como hoy, o que todo vaya como toca y no haya mucho que hacer. En ese momento es que cuando el aburrimiento se apodera de todos y cada uno de mis sentidos, y cuando empiezo a bostezar pensando: "échate una cabezadita, si nadie se va a dar cuenta", pero soy incapaz de dormirme en una silla. Así que tiro de esa arma secreta  de yutuf! (youtube para los de la LOGSE).

Y entre mis favoritos empiezan a florecer varios vídeos, niños chinos que tocan la guitarra como jamás lo haré yo, versiones metaleras de canciones de moda... En fin, infinidad de música, ya que de eso se compone mi vida, en la que digo: "Ostias pavel, y si hiciera un post con versiones de canciones que me molan..." y aquí he terminado, primero torrándola que te cagas y ahora en breves os pondré los vídeos que más me han gustado,  por que soy un amor y sé cocinar :-D



More than Words - Shunga Jung
(más crecidito xD)




Helia - Alejandro
(sin duda alguno mi favorito)


CoB - Up I did it again
(esta tiene su tiempo pero sigue siendo la polla)





25 jun. 2011

Barreras Psicológicas

Algo que sufrimos todos, o casi todos, en el día a día de nuestras vidas son estos pequeños obstáculos que nosotros mismo nos ponemos. Unas barreras que nuestra mente nos crea para evitar ciertos problemas, ya sean por traumas del pasado o simplemente por seguridad… porque no todas las barreras tienen el porqué de ser malas.

Todas estas barreras no tienen por qué puramente psíquicas, desde el no escuchar cierta canción ya que te recuerda algo que no quieres revivir, hasta cortarse el pelo de manera radical para dejar una etapa atrás.
Para mí cualquier cosa similar a esto, es una barrera psicológica… a mi durante algunos años de mi vida me han funcionado, otras simplemente han sido un espejismo. Me han hecho más daño que ayudarme, pero cuando la mente juega de esa forma quien le puede decir qué no?

Por llamarlo de alguna manera, mi manía empezó de jovencito, cuando empezaron a crecerme los primeros pelos de lo que ahora se vuelto una señora barba. Después de varios años fraudulentos, en los que mi vida de adolescente se volvió un hervidero de mala suerte, empecé a dejarme crecer tanto la barba como el pelo.  Lógicamente en aquella época crecía lento , pero fue mi primera barrera voluntaria.

Era una forma de verme más duro, más fuerte… Una fachada que hacía los problemas más pequeños, y de hecho poco a poco me fui haciendo más frío, calculaba cada paso que daba, cada amistad que surgía, cada palabra que decía o cada gesto que hacía había sido calculado en mi mente en nanosegundos para saber si estaba actuando bien.

Esa barrera continúa hoy en día, la parte del pelo quedo fuera de la barrera ya que al final me gustó y decidí dejarlo crecer tanto como quisiera. Pero lo de la barba, sigue ahí, de hecho cada vez que me veáis con una barba estilo náufrago, y ya no hablo de la barba “arreglada” que normalmente acompaña a mi cara. Sino de una barba descuidada, crecida, que podría haber salido de cualquiera antro talibán, si os fijáis en eso sabréis que algo no anda bien en mi vida.


Un ejemplo claro... xD

Y como es costumbre os acompaño esta pequeña reflexión con una canción que además de ponermela muy dura, tiene mucho sentido con este texto.

19 jun. 2011

Caer el vacío

Estaba trasteando entre antiguos textos, intentando empaparme de literatura propia para ver si mis manos se ponían a la obra, mi mente arrancaba la maquinaria y aprovechaba el tiempo libre que me ha dado hoy el curro, para redactar algún párrafo nuevo de esa historia del Holocausto que aún no ha terminado. Y me he topado con un texto que escribí hace un par de años... por lo que veo es del 2008, aunque creo que mi prosa a mejorado considerablemente desde entonces, me ha dejado muy buen sabor de boca así que ahí os lo dejo!!! (con una fotico para ambientar)

"Noto como el viento me acaricia el pelo, es agradable sentir este frescor estallándose en mi cara, como si de una brisa marina se trata.
Poco a poco la velocidad aumenta, puedo apreciar como el viento que antes me agradaba empieza a asustarme, abro los ojos y veo el vacío.

Intento agarrarme con todas mis fueras a cualquier resquicio o saliente que pueda detener este enorme subidón de adrenalina, todo está allí abajo, no puedo ver el final del túnel que estoy atravesando.
Siento vértigo, siento miedo... pero cuando veo que nada puedo hacer , intento acostumbrarme a la situación, poco a poco me acerco al final. Mi corazón bombea más rápido que nunca, mi respiraicón se acelera, por mucho que quiera no sé como detener esta caída.

¿Realidad o Ficción? Me pregunto, pero para mí esto esta tan real como la vida mismo, debo aceptar que me voy a estallar, después de esta ostia no va a quedar nada de mí, un cuerpo reventado contra el suelo, huesos y músculos inservibles en estos momentos.

Y cuando he reunido el valor suficiente como para aceptar que voy a morir, que mi vida se apaga a ritmos acelerados, despierto. Exaltado abro los ojos, un sudor frío invade mi cuerpo, tengo la boca seca, los labios cortado... ¿Realidad o ficción? Para mí ha sido más real que nunca.
Recurro a algo que una vez me leí, algo que me tranquilice y poder así volver a dormir, descansar.

Dicen que cuando uno sueña con una caída al vació y se despierta de repente, es que algo ha cambiado en su vida, ya sea para bien o para mal... ¿Qué habrá cambiado? Me pregunto mientras vuelvo a cerrarlos ojos y respirar aliviado, hasta que vuelva a pasar"




18 jun. 2011

Oscura la Luz

Últimamente escribir no se me da nada bien, las cuatro líneas que pueda redactar a duras penas, no tienen esa consistencia, ese cuerpo, ese interés que pueda motivarme a dejar mi huella escrita en un papel, blog, o cualquier espacio de la red en el que suela escupir mis delirios.

Será por la falta de tiempo para ponerme delante de un cuadro blanco, en el que teclear y dejarme llevar por las emociones que sienta en ese preciso instante. O simplemente por que haya llegado a mi cupo artístico y deba descansar una temporada. Dedicarme a otras artes… o simplemente será por que en medio de toda la oscuridad he hallado una pequeña pero muy potente luz…

Una luz que me abraza, que acaricia mi piel, que consigue que se me erice el bello. Una luz que con su mirada es capaz de eclipsarme, sentir como mi cuerpo se electrifica, se llena de vida… Cuanto poder en un solo instante.

En definitiva, nuevas musas, nuevas ideas…. Que poco a poco espero que se vayan esbozando de nuevo, supongo que en esas noches de larga soledad, donde tenga tiempo de sobra para madurar mis locuras, volveré a mis derroteros narrativos. Mientras tantos conformarme con esta pequeña reflexión. 



PD: el audio igual se oye o igual no, simplemente he copiado el link sin poderlo pre-escuchar... me sabe mal

5 jun. 2011

Momentos Edulcorados

El silencio de la noche, la oscuridad que la acompañada, cogida de la mano a la soledad de este pequeño zulo. Sin embargo las cosas parecen encauzarse, un rumbo menos negativo se abre paso día a día. A pequeños pasos, tal vez algo inseguros, pero cada metro ganado es una victoria de años atrás.

Rompemos el silencio con un poco de ritmo, esas canciones que consiguen mantenerme despierto, esos ritmos que en mi vida son tan importantes, letras, melodías… y mi corazón se acelera, bombea con más fuerza, sangre caliente en vez del gélida de siempre; recorriendo todo mi cuerpo con pasión.

Y piensas, le das vueltas una y otra vez, viendo como por una vez sientes que vas ganando ese partido para el que siempre tenías que pedir el tiempo añadido. Sufrir con los goles de oro que han marcado tu sino, fallar ese penalti decisivo que tantas veces soñaste marcar.

Motivación, alegría… no sé llamarlo como queráis, pero me gusta sentirlo, me gusta ver que no estoy tan muerto como creía. Me gusta ver que aún siento, que mi bello se eriza, que el tacto se vuelve tan suave y tan dulce como el algodón. Me gusta coger una rosa sin clavarme las espinas… Sensaciones nuevas, no, pero si olvidadas, que por suerte ahora despiertan en mi interior. 

Acompaño a este pequeño texto, que acaba de salir de mi mente, fresco, a estas horas de la madrugada aún con una canción que algo tiene que ver: 

3 jun. 2011

Holocausto: Despierta

30 de Diciembre de 2010, nos escapamos de milagro, cientos de soldados nos habían estado siguiendo, en cuanto abrimos fuego para salvar a D. El ruido les alertó, como almas que lleva el diablo corriendo hasta nuestra posición. Por suerte D tenía un regalo para nosotros, algo que hasta que no despierte no sabré como consiguió.

Entre sus pertenencias, se encontraba un pequeño estuche, lo abrí y dentro hallé un pedazo de plastilina. Por suerte Z me advirtió con celeridad, debía manejarlo con cuidado, era un trozo de C4, como caído del cielo para salir de esa situación. Increíblemente, Z había hecho un cursillo de explosivos y sabía cómo manejarlo, así que lo dejamos en sus manos.

Después de tenerlo todo preparado, mientras nosotros vigilábamos, Z nos avisó para que nos fuéramos por donde habíamos venido. Cogí en brazos de D, y salimos por patas de aquel lugar infestado entre soldados y zombies atraídos por la situación. Nos metimos en el túnel del Metro, cogimos el coche que habíamos podido robar y volvimos a toda velocidad. Justo en el momento que pisaba el acelerador una explosión se oyó a nuestra espalda. Un pequeño fuego se colaba por la boca del metro.

De nuevo a salvo, en Nueva Esperanza, aunque esperanza es lo que me falta ahora, D lleva 5 días en cama, con cuidados a todas horas, hemos curado todas sus heridas, nada agradables cortes, cristales clavados alrededor de sus lumbares, golpes y más golpes. ¿Qué has estado haciendo? ¿Por qué no me dijiste nada? Despierta ya, por favor…


¿Diciembre 2010? Despierto exaltado, una pesadilla se había operado de mi mente, mis padres convertidos en podridos estaban devorándome, cada bocado era una puñalada en el alma. Aún veo borroso, y un ligero dolor de cabeza hace que me sienta mareado.

¿Dónde estaba? Era la pregunta más recurrente que se me ocurría, me levanté renqueante y ande unos metros, me adentré en lo que parecía el baño. Un espejo hizo ver la ridícula ropa que llevaba puesta, un camisón que me llevaba a la altura de las rodillas, abierto por detrás… me giré nuevamente para observar mí alrededor. La habitación no parecía formar parte de un complejo hospitalario.

Salí de esa habitación buscando respuestas, un largo pasillo oscuro me separaba de dónde parecía venir el ruido de la multitud. Caminaba apoyado a la pared, hasta que un ruido muy poco similar me hizo pararme en seco. Segundos después a escasos pasos de mi la pared se derrumbaba tras una explosión. Caí al suelo sobre mi espalda, me levanté como pude y observé a través del hueco que había dejado en esa pared. Parecía una guerra, soldados contra la resistencia de algún país tercer mundista.

De repente una figuro entró por el agujero, el sol me cegaba, no podía distinguir quién era, tan solo pude dibujar una sonrisa en su cara, acompañada de unas lágrimas. Me abrazó y sin tiempo que perder me cogió del brazo, me hizo correr detrás suyo… Cuando la luz dejó de cegarme la vista pude ver quién era el que me arrastraba cual puta barata. Era J, armado hasta los dientes, con una bandana que cubría su cabeza. No entendía muy bien que estaba pasando, pero debía ser grave.

J me llevó hasta un pequeño complejo subterráneo, decenas de armas se encontraban en ese lugar, un pequeño grupo de los que parecían los más brutos del lugar estaba haciéndose fuerte allí dentro. J me explicó que había estado en coma alrededor de 2 meses, desde que me rescataron de las manos los cuatreros de los soldados, la cosa había empeorado.  Cientos de soldados habían muerto en la masacre que habían organizado en su huida. De hecho tuvieron que abandonar Nueva Esperanza, y trasladarse a las afueras de la ciudad. El ejército les había encontrado y luchaban por sus vidas.

¿Y los podridos? ¿La plaga? Era mi pregunta, todos cabizbajos, ninguno se atrevía a decirme que aún no habían encontrado cura, ni el porqué habían salido de sus tumbas los muertos, y lo peor de todos es que ya los seres humanos no les bastaba con vivir atemorizados por la infección, sino que el ejército había extremado sus precauciones… Solo me quedaba coger un arma y luchar.

1 jun. 2011

Música sin más...

Como escribí el otro día, mi vida esta regida por esas canciones que marcaron un momento especial, y dado que tengo un rato libre hasta las 6 de la mañana cuando me toca a ponerme hacer comprobaciones, voy a hacer que youtube prenda fuego y os colgaré unos cuantos vídeos.

Muy posiblemente haya alguna canción repetida de otras actualizaciones, y posiblemente haya estilos tan variados pero bueno!!! Este es mi blog y me lo follo cuando quiero! :D


















Y como son las 5:55 lo dejo aquí... pero podría seguir un buen rato, haciendo el LAANGUII CHACHO!! Voy a ser buena persona y para la gente que me siga vía "Notas del Facebook", voy a poner los links de los vídeos, ya que en las notas no salen insertados.
Así que ale... a robar carteras y a disfrutar amijos del Nerdismo!

Holocausto: Atardecer

25 de Diciembre de 2010, un día en esta maldita ciudad y me parece un siglo, no paramos de correr de un lado para otro. Disparos, hombres abatidos, zombies que no quieren morirse… y no hay rastro de D. Hemos estado rastreando las zonas menos concurridas, buscando sin suerte varios útiles de supervivencia.

De momento solo hemos encontrado guerra, muerte. Es triste ver como los hombres se matan unos a otros. Desde que empezó el Holocausto parece que el mundo se ha vuelto loco, incomunicados hacia fuera de la isla, no sabemos si está pasando lo mismo en el resto del mundo, los humanos buscan la manera de sobre vivir, los podridos la de alimentarse de carne fresca, los militares parece que se divierten cumpliendo las órdenes que Jk nos comentó.

Maldita sea D, dónde cojones estás… no me queda mucho tiempo en la ciudad cuando empiece el atardecer saldremos por donde hemos venido.



A veces un rayo de sol aparece cuando menos te lo esperas,  a escasos minutos de dejar la ciudad, el pelotón de reconocimiento que capitaneaba encontró lo que estaba buscando. En un pequeño edificio de una planta, con el techo derruido, los cristales de las ventanas rotos, el sonido de un cuerpo golpeado saliendo de dentro. Se podía oír de lejos como la sangre salpicaba contra el suelo.

En el silencio de la ciudad, golpe tras golpe se oía con el eco del viento. El cuerpo machacado por tremenda paliza ya no mediaba palabra, ni un gemido de dolor, ni un grito que rompiera el cielo. Apostado en una de las ventanas, apuntando con mi arma… mi alma cayó al suelo como un bote de cristal, rompiéndose en mil pedazos. Pude observar como varios militares tenían atado a D a uno de los pilares que aún se aguantaban en pie de ese recinto.

Un grupo de unos 4 militares se turnaba para golpear el cuerpo semidesnudo de D, golpes de todos los colores, su cabeza aún se aguantaba firme. Después de un puñetazo, escupió sangre y les volvió a mirar. Parecía que D estaba disfrutando con todo esto, después de un culetazo en el estómago, D se rió en voz baja. Era increíble, o había perdido completamente la cabeza o ya no era humano…

Después de ver todo esto completamente paralizado, salí del shock justo a tiempo, uno de los soldados se había hartado del maltrato físico y estaba a punto de acabar con la vida de D, le había metido una pistola en la boca, jaló el gatillo… y disparé, una nube de balas detrás de mí acabaron con el resto de soldados. Cuando cayeron todos, entre corriendo, me acerqué hasta D, su cabeza había perdido toda la fuerza de hacía unos minutos, cuando le desatamos su cuerpo se desplomó hacia delante, le cogí en mis brazos. Estaba ensangrentado, magullado, llegaba golpes en cualquier sitio de su cuerpo, pero por suerte aún respiraba. Descansa hermano ahora ya estás a salvo...