31 ene. 2012

Holocausto: El aliento de la muerte...

28 de abril de 2012, siento la extraña sensación de estar en un lugar conocido, pero todo está completamente cambiado, la gente que más suerte tiene en los suburbios vive en grandes cajones de almacenamiento, como los que suele haber en los puertos, tal vez en uno de esos haya 2 o 3 familias alojadas. Se puede palpar la pobreza en cada callejón.

De vez en cuando una pequeña patrulla se pasea por ahí como si fueran los putos amos, se llevan lo que quieren y a quien quieren, esta mañana he visto con mis propios ojos como una chica había sido arrestada por violar no sé qué ley absurda. Mi mente solo lo asocia a una cosa, viendo la codicia y todos los pecados que se cumplen en esta ciudad flotante, solo puedo pensar que va a ser obligada a ejercer servicios sexuales…

Z accedió a ayudar a J a encontrar a sus familiares, han salido esta mañana temprano y se están recorriendo todas las zonas dónde podrían habitar. Sin embargo a mi me han dejado en la retaguardia, Z me ha confiando su lancha, y lo peor de todo es que me han hecho prometer que si caían presos no fuera a buscarles. Sin duda es algo que no sé si podré cumplir.

Por suerte para mí puedo escribir estas líneas en una cómoda casita, pequeña sí, pero confortable… Se ve que Z ha hecho muchos favores a los peces gordos de aquí.
Ahora mismo no sé qué hacer, hacía mucho tiempo que no tenía que estar alerta de los podridos ni tener que conseguir víveres o poner trampas… un lujo, creo que saldré a dar una vuelta por la zona…




29 de abril de 2012, aún no doy crédito a todo lo que se vive aquí dentro, esto cada día me recuerda más a una cárcel camuflada con una libertad ficticia. No he parado de preguntarme qué hacer para ayudar a toda esta gente... Me preocupa que J y Z estén teniendo problemas, ha pasado un día y tampoco han vuelto.

Pero que cojones […]

29 de abril de 2012, estoy jodido, no sé si podré acabar de escribir estas líneas sin desmayarme, no he conseguido contactar con J, explicaré brevemente que me ha pasado por si no pudiera hacerlo yo mismo, y alguien leyera esto violando mi intimidad.

Unos soldados han entrado en la casa como si fuera lo más normal, me han encañonado y pedido por la fuerza una documentación… ¿Documentación? es un jodido apocalipsis zombie, estamos locos o qué? Al no poder identificarme como integrante de la ciudad flotante han procedido a lo que ellos llaman purificar, vamos que me han intentado matar a base de tiros, por suerte no eran muy habilidosos y he podido escapar. Aún así estoy herido…

La puta metralla de esa escopeta me ha herido en el costado izquierdo, no sabría definir la zona dónde están alojados todos esos perdigones, solo puedo observar cómo me falta un pequeño trozo de carne y me desangro. Oh Dios! Me cago en la puta! Me puedo ver un cacho de una costilla…

Creo que empiezo a delirar, el dolor es cada vez más agudo, más fuerte, no sé dónde me encuentro, cerca del mar podría decir, oigo voces, no sé si serán mis perseguidores, juraría que los perdí de vista al caerme en ese contenedor de basura, lo veo todo borroso, incluso este cuaderno, ya no sé si estoy escribiendo sobre él o sobre mi propia pierna, cada vez me pesa más y más el brazo, la mano no reacciona, me cuesta respirar y…


Poco queda en mi interior
Solo restos de calor

Este frío llega a ser algo por lo que vivir


30 ene. 2012

Confesiones en el Turno de Noche

Últimamente estoy descubriendo un parte de mí un poco extraña, algo que posiblemente hace tiempo que siento pero que hasta ahora no se había manifestado de forma tan evidente.

Se han dado situaciones que me han hecho darme cuenta de ciertos aspectos de mi personalidad, que no puedo decir aún si me gustan o no. Siempre he dicho que los celos son una enfermedad, y lo seguiré diciendo, y tampoco sé si puedo llamarlo celos o más bien envidia.

En cualquier caso esa envidia creo que es sana, pues me alegro por la gente que ha conseguido lo que yo no puedo. Pero si es cierto que a veces parece que la vida se ríe de mí, si me trabajo algo, le pongo mucho empeño y al final lo consigo con gran sacrificio, unas semanas más tarde vendrá alguien de mi entorno y tendrá lo mismo que yo o mejor, pero le habrá caído de la nada.

Un ejemplo material es que yo me compre algo por necesidad, y que unas semanas más tarde a alguien de mi entorno le regalen lo mismo que a mí me he costado mi dinero. Gratis, así de la nada… cuando yo he estado cuadrando precios, mirando la posibilidad de pagar a plazos y comprar algo mejor, planeando que no se convierta en un desembolso demasiado importante ya que aún me debe quedar dinero para ayudar a mis padres.

Me parece paradójico sinceramente, a veces hasta me hace gracia… pero luego lo piensas y dices por qué cojones no me ha podido pasar a mí. Podría ser el Karma, yo debí ser un hijo de puta muy grande en otra vida, y sobre todo en esta. Y eso mismo me ha pasado con mi última pareja, normalmente suelo ser bastante pasota, y por ese mismo motivo se acaban hartando de mí.

Pero esta vez me lo quise currar, quise poner todo mi empeño en conseguir que la otra persona se sintiera a gusto conmigo, se sintiera atendida cuando lo necesitara, y que cuando no lo necesitara aún así supiera que estoy ahí, dejándole su espacio, ofreciéndole el apoyo que necesite. Leyéndolo así igual parece que le pueda agobiar, pero creo que aunque ponga todo esto, como ya he dicho esa persona tenía todo el espacio que quisiera, al igual que yo siempre necesito el mío.

Pues si, esa persona se cansó de mí… y ves a tu alrededor gente que le ha caído alguien del cielo, o que siempre ha estado ahí, pero no se lo ha tenido que currar, por la suerte de que se han enamorado a las primeras de cambio, o ya llevaban tiempo enamorados pero no se decidían a dar el paso por miedos. No digo que no se lo hayan trabajado, pero desde fuera y en mi situación les he visto todas las facilidades del mundo.

Y últimamente lo único que me queda es reírme de todo esto, reírme de mi mismo por sentir esto, e intentar seguir el día a día con un pequeño esbozo de sonrisa, ya veis amigos las noches dan mucho de sí, además hoy he tenido una experiencia muy divertida que ya contaré en otra ocasión…

Si nada más que decir, me despido por hoy con:


Everyone I know,
Goes away in the end,


28 ene. 2012

Echa el pestillo... que se escapa el gato

Hoy es uno de esos días raros, en que nada te interesa, nada te importa… Pero tu mente tiene otra concepción y le da vuelta a temas, que realmente ya están pasados. Soy de las personas a las que le gusta cerrar las cosas debidamente. Si, se puede cerrar una puerta y dejar la ventana abierta, metafóricamente hablando, pero la puerta debe quedar bien cerrada para que no de portazos.

No tengo problemas en terminar una amistad de raíz con una persona, si por mí parte o bien por la suya no hay intereses común, o simplemente no nos llevamos como deberíamos. Puede doler, si esa persona me ha importado lo más mínimo, pero si no está a mi lado es porque no me necesita, y a mí eso tampoco me va a beneficiar. Así que me es fácil apagar el botoncito de los sentimientos para estas cosas, y cortar desde la raíz. Muerto el perro se acabó la rabia.

Y esto también me pasa con las relaciones de pareja que he tenido, sin duda me puedo sentir orgulloso de saber que si puede haber amistad después de una relación, para eso solo hacen falta dos factores, personas sinceras y personas capaces de separar unos sentimientos ya apagados de los sentimientos de amistad y apego por la otra persona. De hecho alguna de mis parejas se ha convertido en mis mejores amigas, de hecho son de las personas que mejor me pueden conocer.

Pero lo que no me gusta, es que algo no acabe de terminar, de no saber con qué cara debo mirar a la persona con la que se supone que he tenido una relación, ya sea de simple amistad o pareja. No me gusta por un simple motivo, porque me cómo la cabeza para saber el porqué de que las cosas estén así… Todavía con una pareja puedo comprender que no quiera seguir manteniendo relación alguna con tal de superar con facilidad la ruptura, sin embargo de alguien al que le he considerado amigo, que le he abrazado con ganas cuando le he visto, que incluso he dado de mi todo lo que he podido y más…

No sé, esas personas no deberían seguir importándome realmente, pero a mí me fastidia, y sobre todo que encima tenga que dar yo el paso para saber porqué… Sin duda pienso que si esa persona no quiere nada de mí, pues que lo diga y me dé una razón, aunque sea la más inmadura del mundo. Pero ya es algo, en que en días como hoy no me haga pensar en eso… Simplemente pueda decir: “él/ella se lo pierde”.

A lo largo de mi vida me he ido encontrado con demasiadas personas así, realmente los tengo etiquetados como cobardes, gente que prefiere hacer las cosas de una manera poco ortodoxa pero que les permita protegerse ante los demás. Es una especie de escudo, prefieren quedar mal ante alguien pero que ese alguien no se interese en contactar con ellos y exigirles una respuesta decente. Supongo que cómo siempre he sido consecuente con mis palabras, y me he regido por usar la razón, no hacer nada que a mí no me gustaría que me hicieran, y sobre todo sentirme orgulloso de mi mismo a cada paso que doy… pues me gusta hacer las cosas bien.

Por eso siempre me oiréis decir que una de mis virtudes y también mi mayor defecto es mi sinceridad, de hecho seguramente me habréis escuchado alguna vez decir: “Soy demasiado sincero y con una brutal falta de tacto para decir las cosas”. Lo que está claro es que si estoy escribiendo esto es porque habrá alguna persona, por no decir varias, con la que tengo que zanjar las cosas de una vez, pero no me sale de mi aparato reproductor dar el paso esta vez, total me voy a encontrar contra un muro y no me apetece darme cabezazos nuevamente… 


Sometimes I fall I slip
My heartfelt desire be more like you
Tryin' not to quench your fire with the things I do





21 ene. 2012

Holocausto: Cruzando el rio

25 de abril de 2012, han pasado 10 días desde que escribí mis últimas líneas, 10 días en los que la aventura de nuestras vidas está dando vueltas de campana, giros en el guión inesperado. Escribir esto es un alivio, ya que por una vez la suerte se ha aliado de nuestro lado.

Esa noche en la que llegamos al puente, todo pintaba mal… bastante mal para que negarlo, lleno de podridos, un puente vigilado por la mitad del mismo puente con un par de soldados y una barricada que impedía el paso de cualquier persona, no muerto o vehículo. Parecía que se habían tomado enserio la última escapada de N y E.

Embadurnados hasta las pelotas, literalmente, de barro y vísceras J y yo nos acercamos al puente, pasamos desapercibidos entre esa masa de zombies, he de reconocer que aunque ya lo habíamos otras veces, la sensación de agonía, de pensar que de un momento a otro el camuflaje puede fallar y ser devorados por ciertos de podridos, nos sobrecogía el corazón.

Llegamos cerca del puente, ahí fue cuando pudimos observar las duras defensas, como cojones se suponía que íbamos a pasar. De repente notamos una sombra que nos acechaba, no sabíamos que era lo que teníamos a unos metros observándonos, como si fuéramos su presa…

J y yo nos miramos, nos giramos lentamente hasta ver un pequeño bulto detrás de una mata, J empezó a sacar el arma sigilosamente, me pidió que hiciera de sueñuelo… y ojala no le hubiera hecho caso, aún me duele la cabeza… Salí corriendo en dirección a la planta, cuando estuve a la altura del árbol que me separaba de mi presa, un ligero zumbido en el aire y segundos más tardes algo, que más tarde descubrí que era una pala, impactaba contra mi cabeza.
Lo siguiente que recuerdo es estar en una especie de lancha, sin motor, en medio del mar y ver a J remando junto a otra persona… Así fue como conocí a  Z. 

Z era una joven esbelta, con unas curvas que para nada hacían imaginar la mala leche y la fuerza que tenía. Vivía en los suburbios de la ciudad flotante, se ganaba la vida haciendo pequeñas incursiones al otro lado del puente para conseguir objetos de lujo, de esta forma se ganaba el favor de los ricachones de la ciudad flotante. Y aunque vivía en la pobreza, gracias a ese “trabajo” podía alimentarse cada día con comida suculenta. Su último cargamento eran unos puros y unas botellas de whisky…

Gracias a ella conseguimos entrar en la ciudad y ver la vida que se estaba cociendo ahí dentro. Y visto lo visto no sé si fue mejor estar fuera y sobrevivir, a la supervivencia que había dentro de esa ciudad… 10 días aquí se me están haciendo eternos.




Una eternidad para demostrar
que tener es no tener
Desde donde estás tu puedes ver
que todo sigue, que todo sigue


17 ene. 2012

Desmotivaciones: Mejor que nada...

Hace semanas que mi verborrea está muerta, cojo papel y lápiz cada vez que se me ocurre una idea, me pongo a ello, escribo y a medida que voy escribiendo nada me gusta. Simplemente borro una y otra vez, simplemente acabo por romper esa hoja en miles de trocitos.

Como he dicho en el párrafo anterior no es que no tenga ideas, de hecho tengo a montones, ganas de escribir muchísimas, pero yo mismo me pregunto para qué voy a ponerme a escribir si dentro de 2 o 3 párrafos voy a parar en seco, releer y decir: ¿Qué mierda es esto?

Llevo un tiempo intentando borrar la huella sentimental que me une a la amarga vida, y hacer que sea un poco menos insípida, que sienta que soy yo mismo quien controlo los hilos que mueven mi alma, que pueda mirarme al espejo y sentirme orgulloso de esa imagen que se refleja al mundo, esa imagen que me gusta de mi, alegre, jovial, toca pelotas como muchos me han denominado a lo largo de mi carrera.

Pero es difícil hacer esas cosas y cuando crees que lo estás consiguiendo, viene uno de tus mejores amigos, y te escribe una comida de polla en toda regla, de esas que te tocan el alma, que te escarban en el corazón y te das cuenta de lo mucho que quieres a esa persona, que no es algo que no supiera, pero como somos machos ibéricos, como bien diría él, no hacemos estas cosas. De hecho si nos damos un abrazo tiene que ser doloroso, como ese en el que casi me parte la nariz cuando le di esa sorpresa en forma de regalo que tanto me apetecía ofrecerle.

Porque por mucho que quiera esconder estos sentimientos, ver a los míos con una sonrisa en la cara es algo que siempre me alivia, me hace recordar que aún estoy vivo, y que no soy tan malo… simplemente que sé estoy un poco loco. Por no decir muy loco…

Y es que supongo que esta anestesia verbal se debe a ese maldito nazi que se ha apostado en mi vida, me mira y se ríe de mí. No hablo de otra cosa que no sea la Desmotivación. Busco algo que lo destruya, algo que me diga pues aún no has tocado techo, aún puedes hacer muchas cosas y sobre todo tienes que tener aunque sea un poco de ganas de comerte el mundo.

No, amigos, últimamente siento que nada me motiva, que he llegado a la cima de mi vida, es cierto que he vivido mucho, muchísimas cosas en tan poco tiempo, cosas buenas, situaciones malísimas, salir de un pozo y volver a meterme en otro, en definitiva, no puedo decir que mi vida haya sido plana. Siempre hubo una cosa u otra que hacer, siempre hubo una pequeña esperanza que calmara el dolor. Pero ahora… no.

Veo a mi alrededor en que todos tienen algo que hacer, o todos se divierten con poca cosa, y a mí me cuesta tanto ilusionarme por algo, intenté estudiar nuevamente pero entre las hostilidades que me encontré y que no hubiera nada realmente que me motivara, acabé dejándolo, busqué algún hobbie, joder de joven hasta pintaba miniaturas… ahora nada! Sinceramente no sé que necesita mi vida para sentirse un poquito diferente, dejar de ser tan llana como está siendo últimamente. Busco, no creáis que no…

Si escribir que era lo que hacía que mis días fueran diferentes, se me atraganta… ya no sé que va a ser de mi.





And we stand in front of this, will find a way, because
they never lose in this game, and we stand in front of
this, will find a way, because they never fall apart

THIS IS THE END... 


3 ene. 2012

No necesito nada más....

Acabó 2011, un año bastante raro para casi todo el mundo, con una crisis acentuada en un país que por fin se ha movilizado aunque no haya servido de mucho todavía, esperemos que en un futuro tengamos más voz y voto… Sobre todo Voto.

Particularmente para mí ha sido otro año de tirar del carro, ayudar a mis padres en todo lo que he podido, y ahora un poco más ahogado por el tema económico, como ya comenté por aquí, mudarse en plena crisis, emanciparse y cuidar de tus viejos se hace duro… pero sin duda es un pequeño paso que todo el que pueda dar, yo le recomiendo que lo haga. Vivir a tu rollo, y si encima tienes la suerte de compartirlo con uno de tus mejores amigos, o mi hermano como digo yo, es una experiencia enriquecedora.

Estas navidades no he tenido mucho tiempo para pensar en todo esto, la verdad es que por suerte he tenido vacaciones en el trabajo, y no he estado demasiado parado, de hecho cada día o casi cada día tenía planes, ya fuera con uno u otro… pero siempre compartiendo mis horas con algún colega que sobre todo han conseguido que sonriera, que se me pasara el tiempo volando y todo eso.

Además empecé el año de la mejor forma posible, cenando con una persona muy importante en mi vida, con la que nos reímos, nos contamos todo, nos ponemos ciegos a la par… Un plan perfecto, y si a eso le añades a dos amigos más para acosar mi casa hasta las 4 de la madrugada y una vez esa hora decides salir de marcha por ahí. Muchos se habrían echado atrás, de hecho sé de muchos que después de las uvas estarían criando malvas en la cama, pero nosotros No, entre eso y el cebollón que llevábamos, la euforia por empezar el año juntos y con buen pie, fue un cumulo de situaciones que había que retransmitir a los demás.

Y si conseguimos contagiar ese buen rollo a mucha gente, y pasara lo que pasara esa noche nadie se enfadaba, todo el mundo conseguía comprender. Algo que es jodido en estos tiempos, así que mi Nochevieja ha sido jodidamente buena, me faltaba compartir esa experiencia con alguien más, pero este año mi hermano tenía otro compromiso al que asistir.

Aún me pregunto cómo encarar 2012, realmente parece que el año ha empezado bien, que estoy contento, que sonrío más de lo habitual y no sé, parece que este año puede sea mejor que el pasado. Yo simplemente pido un poco de suerte, no necesito ser afortunado en el amor, no necesito tener suerte en el juego, solo pido un poco de suerte para mis padres y que puedan vivir un poco más desahogados, no lo pido por mí, sino porque se me hace muy duro nos ver la sonrisa de mi madre, y sobre todo ver nervioso a mi padre por no encontrar un trabajo y tener que pasar hora sentando en el sofá, sin nada que hacer.

Sinceramente es lo único que le pido, le pido por ellos porque se lo merecen, porque gracias a ellos soy lo que soy, porque aunque no hayan podido darme todo por el tema económico, siempre han tenido palabras de apoyo, siempre han estado luchando por ofrecerme algo que necesitara, porque me han enseñado a valorar la vida, a ganarme el pan con esfuerzo y sudor, porque gracias a ellos sé saborear algo que me he ganado con mis propias manos, porque sé respetar a los demás y ser respetado. Me faltan palabras para definir todo lo que me han enseñado y me siguen enseñando, y siempre me faltarán palabras de agradecimiento para ellos. Por eso a este año le pido a la suerte que se alié con ellos, si ellos son felices yo también lo seré, mis problemas serán menores, yo aún tengo tiempo de curar mis heridas…