21 ene. 2013

Siempre hay una canción

Es raro que hable de música no? Ironías a parte, nadie se da cuenta pero está ahí, todos y cada uno de nosotros tenemos una canción comodín. Un tema que siempre escuchamos sin darnos cuenta, en momentos difíciles, en momentos de alegría... Recuerdo haber escrito algo parecido, sobre esa canción que estaba escrita para ti, esa que sonaba y te hacía decir: Has calcado mi vida.

Sin embargo esta vez no hablo de eso, esta vez hablo de una canción que tenemos ahí siempre en nuestras listas de reproducción, que se podría repetir eternamente y no te darías cuenta. Una canción que cuando estas contento, feliz o como queráis llamarlo, siempre está ahí. Es ponerla y una sonrisa se marca en tu cara, una mirada diferente se puede observar en tus ojos. Un brillo especial.

Podríamos pensar que esa canción la escuchamos porque nos da energía, buen rollo y que nos hace salir de un trance amargo, al menos durante el tiempo que suene en nuestros oídos. Esa canción siempre está en nuestra cabeza y boca, siempre sale cuando menos lo esperamos.

Pero como digo esa canción es un comodín en nuestra vida. Esos días en que no te apetece ver a nadie, que tienes ganas de gritarle al mundo que se pare, que tu te bajas. Esos días que romperías a llorar pero eres demasiado duro para hacerlo. Ese maldito día, esa canción también está ahí, y esta vez de una forma muy diferente, no esboza esa sonrisa en tu boca, no crea ese brillo especial en tus ojos, de hecho es capaz de hacer que tu mirada sea aún más triste.

Y aunque sea la canción más alegre del mundo, para ti suena como la más triste balada que jamás has escuchado. Sin embargo no dejas de escucharla, ni de repetirla. Ni de tenerla en tu mente y boca, ni de cantarla aunque sea a regañadientes. Es un efecto bastante extraño, no sé a vosotros pero a mí esto me pasa y tengo esa canción en mente noche y día.

Seguro que ya os la mostré por aquí, pero no me canso de ella, y aunque es un género que podría no pegarme para mí es uno de los mejores temas que se ha creado, insuperable dentro de su género.



escúchame sentado con los ojos cerrados
si tu estado normal es cansado cercano al enfado
las cosas vendrán como nunca las habías soñado
ahora duerme y escribe en un papel lo que has soñado


No hay comentarios: