17 ene. 2012

Desmotivaciones: Mejor que nada...

Hace semanas que mi verborrea está muerta, cojo papel y lápiz cada vez que se me ocurre una idea, me pongo a ello, escribo y a medida que voy escribiendo nada me gusta. Simplemente borro una y otra vez, simplemente acabo por romper esa hoja en miles de trocitos.

Como he dicho en el párrafo anterior no es que no tenga ideas, de hecho tengo a montones, ganas de escribir muchísimas, pero yo mismo me pregunto para qué voy a ponerme a escribir si dentro de 2 o 3 párrafos voy a parar en seco, releer y decir: ¿Qué mierda es esto?

Llevo un tiempo intentando borrar la huella sentimental que me une a la amarga vida, y hacer que sea un poco menos insípida, que sienta que soy yo mismo quien controlo los hilos que mueven mi alma, que pueda mirarme al espejo y sentirme orgulloso de esa imagen que se refleja al mundo, esa imagen que me gusta de mi, alegre, jovial, toca pelotas como muchos me han denominado a lo largo de mi carrera.

Pero es difícil hacer esas cosas y cuando crees que lo estás consiguiendo, viene uno de tus mejores amigos, y te escribe una comida de polla en toda regla, de esas que te tocan el alma, que te escarban en el corazón y te das cuenta de lo mucho que quieres a esa persona, que no es algo que no supiera, pero como somos machos ibéricos, como bien diría él, no hacemos estas cosas. De hecho si nos damos un abrazo tiene que ser doloroso, como ese en el que casi me parte la nariz cuando le di esa sorpresa en forma de regalo que tanto me apetecía ofrecerle.

Porque por mucho que quiera esconder estos sentimientos, ver a los míos con una sonrisa en la cara es algo que siempre me alivia, me hace recordar que aún estoy vivo, y que no soy tan malo… simplemente que sé estoy un poco loco. Por no decir muy loco…

Y es que supongo que esta anestesia verbal se debe a ese maldito nazi que se ha apostado en mi vida, me mira y se ríe de mí. No hablo de otra cosa que no sea la Desmotivación. Busco algo que lo destruya, algo que me diga pues aún no has tocado techo, aún puedes hacer muchas cosas y sobre todo tienes que tener aunque sea un poco de ganas de comerte el mundo.

No, amigos, últimamente siento que nada me motiva, que he llegado a la cima de mi vida, es cierto que he vivido mucho, muchísimas cosas en tan poco tiempo, cosas buenas, situaciones malísimas, salir de un pozo y volver a meterme en otro, en definitiva, no puedo decir que mi vida haya sido plana. Siempre hubo una cosa u otra que hacer, siempre hubo una pequeña esperanza que calmara el dolor. Pero ahora… no.

Veo a mi alrededor en que todos tienen algo que hacer, o todos se divierten con poca cosa, y a mí me cuesta tanto ilusionarme por algo, intenté estudiar nuevamente pero entre las hostilidades que me encontré y que no hubiera nada realmente que me motivara, acabé dejándolo, busqué algún hobbie, joder de joven hasta pintaba miniaturas… ahora nada! Sinceramente no sé que necesita mi vida para sentirse un poquito diferente, dejar de ser tan llana como está siendo últimamente. Busco, no creáis que no…

Si escribir que era lo que hacía que mis días fueran diferentes, se me atraganta… ya no sé que va a ser de mi.





And we stand in front of this, will find a way, because
they never lose in this game, and we stand in front of
this, will find a way, because they never fall apart

THIS IS THE END... 


No hay comentarios: