30 ene. 2012

Confesiones en el Turno de Noche

Últimamente estoy descubriendo un parte de mí un poco extraña, algo que posiblemente hace tiempo que siento pero que hasta ahora no se había manifestado de forma tan evidente.

Se han dado situaciones que me han hecho darme cuenta de ciertos aspectos de mi personalidad, que no puedo decir aún si me gustan o no. Siempre he dicho que los celos son una enfermedad, y lo seguiré diciendo, y tampoco sé si puedo llamarlo celos o más bien envidia.

En cualquier caso esa envidia creo que es sana, pues me alegro por la gente que ha conseguido lo que yo no puedo. Pero si es cierto que a veces parece que la vida se ríe de mí, si me trabajo algo, le pongo mucho empeño y al final lo consigo con gran sacrificio, unas semanas más tarde vendrá alguien de mi entorno y tendrá lo mismo que yo o mejor, pero le habrá caído de la nada.

Un ejemplo material es que yo me compre algo por necesidad, y que unas semanas más tarde a alguien de mi entorno le regalen lo mismo que a mí me he costado mi dinero. Gratis, así de la nada… cuando yo he estado cuadrando precios, mirando la posibilidad de pagar a plazos y comprar algo mejor, planeando que no se convierta en un desembolso demasiado importante ya que aún me debe quedar dinero para ayudar a mis padres.

Me parece paradójico sinceramente, a veces hasta me hace gracia… pero luego lo piensas y dices por qué cojones no me ha podido pasar a mí. Podría ser el Karma, yo debí ser un hijo de puta muy grande en otra vida, y sobre todo en esta. Y eso mismo me ha pasado con mi última pareja, normalmente suelo ser bastante pasota, y por ese mismo motivo se acaban hartando de mí.

Pero esta vez me lo quise currar, quise poner todo mi empeño en conseguir que la otra persona se sintiera a gusto conmigo, se sintiera atendida cuando lo necesitara, y que cuando no lo necesitara aún así supiera que estoy ahí, dejándole su espacio, ofreciéndole el apoyo que necesite. Leyéndolo así igual parece que le pueda agobiar, pero creo que aunque ponga todo esto, como ya he dicho esa persona tenía todo el espacio que quisiera, al igual que yo siempre necesito el mío.

Pues si, esa persona se cansó de mí… y ves a tu alrededor gente que le ha caído alguien del cielo, o que siempre ha estado ahí, pero no se lo ha tenido que currar, por la suerte de que se han enamorado a las primeras de cambio, o ya llevaban tiempo enamorados pero no se decidían a dar el paso por miedos. No digo que no se lo hayan trabajado, pero desde fuera y en mi situación les he visto todas las facilidades del mundo.

Y últimamente lo único que me queda es reírme de todo esto, reírme de mi mismo por sentir esto, e intentar seguir el día a día con un pequeño esbozo de sonrisa, ya veis amigos las noches dan mucho de sí, además hoy he tenido una experiencia muy divertida que ya contaré en otra ocasión…

Si nada más que decir, me despido por hoy con:


Everyone I know,
Goes away in the end,


No hay comentarios: