3 ene. 2012

No necesito nada más....

Acabó 2011, un año bastante raro para casi todo el mundo, con una crisis acentuada en un país que por fin se ha movilizado aunque no haya servido de mucho todavía, esperemos que en un futuro tengamos más voz y voto… Sobre todo Voto.

Particularmente para mí ha sido otro año de tirar del carro, ayudar a mis padres en todo lo que he podido, y ahora un poco más ahogado por el tema económico, como ya comenté por aquí, mudarse en plena crisis, emanciparse y cuidar de tus viejos se hace duro… pero sin duda es un pequeño paso que todo el que pueda dar, yo le recomiendo que lo haga. Vivir a tu rollo, y si encima tienes la suerte de compartirlo con uno de tus mejores amigos, o mi hermano como digo yo, es una experiencia enriquecedora.

Estas navidades no he tenido mucho tiempo para pensar en todo esto, la verdad es que por suerte he tenido vacaciones en el trabajo, y no he estado demasiado parado, de hecho cada día o casi cada día tenía planes, ya fuera con uno u otro… pero siempre compartiendo mis horas con algún colega que sobre todo han conseguido que sonriera, que se me pasara el tiempo volando y todo eso.

Además empecé el año de la mejor forma posible, cenando con una persona muy importante en mi vida, con la que nos reímos, nos contamos todo, nos ponemos ciegos a la par… Un plan perfecto, y si a eso le añades a dos amigos más para acosar mi casa hasta las 4 de la madrugada y una vez esa hora decides salir de marcha por ahí. Muchos se habrían echado atrás, de hecho sé de muchos que después de las uvas estarían criando malvas en la cama, pero nosotros No, entre eso y el cebollón que llevábamos, la euforia por empezar el año juntos y con buen pie, fue un cumulo de situaciones que había que retransmitir a los demás.

Y si conseguimos contagiar ese buen rollo a mucha gente, y pasara lo que pasara esa noche nadie se enfadaba, todo el mundo conseguía comprender. Algo que es jodido en estos tiempos, así que mi Nochevieja ha sido jodidamente buena, me faltaba compartir esa experiencia con alguien más, pero este año mi hermano tenía otro compromiso al que asistir.

Aún me pregunto cómo encarar 2012, realmente parece que el año ha empezado bien, que estoy contento, que sonrío más de lo habitual y no sé, parece que este año puede sea mejor que el pasado. Yo simplemente pido un poco de suerte, no necesito ser afortunado en el amor, no necesito tener suerte en el juego, solo pido un poco de suerte para mis padres y que puedan vivir un poco más desahogados, no lo pido por mí, sino porque se me hace muy duro nos ver la sonrisa de mi madre, y sobre todo ver nervioso a mi padre por no encontrar un trabajo y tener que pasar hora sentando en el sofá, sin nada que hacer.

Sinceramente es lo único que le pido, le pido por ellos porque se lo merecen, porque gracias a ellos soy lo que soy, porque aunque no hayan podido darme todo por el tema económico, siempre han tenido palabras de apoyo, siempre han estado luchando por ofrecerme algo que necesitara, porque me han enseñado a valorar la vida, a ganarme el pan con esfuerzo y sudor, porque gracias a ellos sé saborear algo que me he ganado con mis propias manos, porque sé respetar a los demás y ser respetado. Me faltan palabras para definir todo lo que me han enseñado y me siguen enseñando, y siempre me faltarán palabras de agradecimiento para ellos. Por eso a este año le pido a la suerte que se alié con ellos, si ellos son felices yo también lo seré, mis problemas serán menores, yo aún tengo tiempo de curar mis heridas… 

No hay comentarios: