27 may. 2012

La Opinión del Jugón


Hace unos días salió una noticia de un hombre que murió después de llevar 3 días seguidos jugando al Diablo III, surgieron rumores nuevamente sobre si los videojuegos son contraproducentes contra la salud de los gamers. ¿Por qué no se preguntan que clase de vida llevaba ese tío, antes de culpar al diablo?

Salió a la luz que dicha persona tenía problemas cardíacos, llevaba una vida demasiado sedentaria, y se alimentación era casi insalubre. Vamos que esa misma persona podría haber muerto mirando la televisión, mejor dicho la telebasura, o que un familiar por gastarle una broma, le diera un susto de tal magnitud que le diera un ataque al corazón.

Siempre ha habido casos de estos en la vida, y los seguirá habiendo, gente que se vuelve loca según la prensa especializada porque tal protagonista de tal juego lleva un espadón con el que mata todo lo inmatable. De hecho a los jugadores del WoW se les tiene como frikis empedernidos, recluidos sociales que dedican su vida a ello…. Incluso yo creo que hay gente que se pasa demasiado de la raya.

Pero es como en cualquier ámbito de la vida, hay gente que se pasa con el alcohol cada fin de semana, gente que tontea con las drogas hasta morir de sobredosis, gente tan adicta al deporte que acaba lesionada irónicamente de gravedad. En fin, cualquier cosa en exceso es mala no?

South Park World of Warcraft... gran episodio

Si nos ponemos a pensar en todos esos artículos de opinión y pensamos en nuestra propia situación, posiblemente consideremos una aberración lo que se dice. Por lo menos yo, como gamer bastante hardcore, desde niño he intentado conseguir al menos una consola o pc con el que pasar unas cuentas horas dándole al vicio.

Como digo me considero un gamer de aupa, de hecho soy de los que compra juegos y los tiene en cola pues tiene otros por delante que terminar, no hablo de uno o dos… ni cinco ni seis, y si se quedan en la estantería no vendo ninguno por malo que sea. Sin embargo me pongo a pensar y veo que he ido aprendiendo muchísimas cosas con los videojuegos. Desde pensar en las cosas a conciencia para no cargarla hasta haber disfrutado mucho más de un argumento pues está basado en un hecho real o algo relacionado con la historia pasada.

Si, he aprendido a trazar planes de actuación y ser paciente con los juegos de estrategia, he aprendido a divertirme con mis amigos con piques sanos juntándonos todos en una casa, enchufando cualquier juego multiplayer y disfrutando de la compañía. De hecho he aprendido a cooperar con otros jugadores para poder ganar una partida, actuar como un equipo y marcarnos una estrategia y así alzarnos con la victoria. He aprendido a divertirme troleando al personal…

Y después de todo esto no he matado a nadie, ni he muerto por un par cardíaco, y sigo yendo a hacer deporte siempre que puedo y mi tiempo lo permite. Y lo que para mí es más importante, sé que tengo una mente viva, con una tremenda imaginación, que me ha permitido ser mucho más libre, mucho más tolerante, me ha ayudado a poder disfrutar de una prosa enérgica, incluso he aprendido idiomas. Lógicamente no ha sido solo por los videojuegos, la educación que he recibido por parte de mis padres, mi familia, mis profesores, entrenadores, incluso amigos… todo eso mezclado con mis aficiones dan la persona que soy hoy. No creo que me hayan maltratado ese enemigo de la sociedad purista llamada “*EL NINTENDO” o videojuego.

*Haced click si queréis ver a uno de los mayores detractores del mundo gamer... al menos os echaréis unas risas con la sarta de tonterías que suelta.

Como regalo de haber llegado hasta aquí, os dejo con la BSO de uno de los que considero mejores juegos de la historia. Disfrutadla, a mí esta bso me pone el bello de punta.


1 comentario:

Alejandro Román Campins dijo...

Aunque debería, nunca te escribo ningún comentario después de leer uno de tus posts pero esta vez me ha parecido tan bueno que he tenido que hacerlo.

A parte de estar bien escrito, todo lo que dices en él es tan inteligente como cierto.
Espero volver a leer más artículos como este en tu blog, con esta energía y este ánimo.

Un saludo!