25 may. 2012

No más días grises, no!


Últimamente tengo la sensación de que mi humor ha mejorado de forma notable, siento que me sonrío más a menudo, que a veces hasta me duele la mandíbula de reír. Es una sensación tan agradable, quieras o no cuando pasas tanto tiempo de mal rollo, enfadado con el mundo, echando de menos cosas que has tenido y ya no están… supongo que cuando consigues apartar todo eso un poco, aunque sea un poquito, de tu cabeza; tus pensamientos, las cosas se ven con un poco más de color.

No es que la situación haya cambiado, sigo pensando las mismas cosas que hace unos meses, sigo creyendo todos deberíamos dar un poco más de nosotros, y veo que no pasa, sigo pensando que hay gente con demasiada suerte, y que yo nací estrellado… todo eso no va a cambiar, pero si hay una forma de conseguir que eso no me acabe afectando.

Es una forma dura y deshumanizante, siempre se ha dicho “La felicidad del ignorante”, algo tiene que ver este método. Se trata de encontrar el equilibrio suficiente para buscar en tu interior, y como si de un botón fuera darle al off. Apagar el botoncito de los sentimientos, de esta forma todo cuanto ocurra te afecte lo menos posible. Comúnmente: Me la suda.

Lógicamente no es una forma infalible, ya falló tiempo atrás y los que me leéis lo comprobasteis en su debido momento, pero que se le va a hacer, no puedo estar siempre preocupado en cómo solucionar algo que no tiene solución, o en preocuparme por las personas que en realidad no se están preocupando por mí, que si movidas de trabajo, proyectos de futuro que se esfumaron…

Todo ese cúmulo de cosas son una vida triste, que me estaba llevando a la autodestrucción, que hicieron que dependiera de ciertas personas, unas que ya no están y otras que aparecen de vez en cuando con cuenta gotas, para conseguir un pequeño resquicio de felicidad, un pequeño alivio que desaparecía tanto como como mi dependencia a ellos.

Supongo que como todo en la vida tiene consecuencias, volver a ser de esta forma me traerá más de un problema. O simplemente me alejará aún más de los demás, pero creo que por una vez en la vida tengo que pensar egoístamente, creo que me merezco un poco de calma después de tanta tormenta. 



Y es que me encuentro tan bien
que las facturas solo son números en el papel,
y es que me encuentro tan bien
que los problemas solo son acciones sin resolver,
y es que me encuentro tan bien
que las peleas de pareja llevan luego al placer,
y es que me encuentro tan bien, (feten)
que vivo el día a día y no el mañana de ayer.




No hay comentarios: