12 feb. 2012

Adversidades: Confianza en uno mismo

Cierras los ojos rodeado de esa oscuridad y te preguntas quien eres…
- ¿Quién soy?
Ves imágenes de tu vida, un pasado reciente que se va alejando, un futuro que no llegará y te preguntas cómo sucedió…
- ¿Cómo pudo pasarme esto a mí?
Tú que lo tenías todo controlado, piensas que solo existe una solución para acabar con tus problemas y te preguntas si hacerlo o no
- ¿Debería hacerlo? ¿Tengo derecho a hacerlo?
Los días pasan, las horas vuelan y pierdes esos minutos tan valiosos de una juventud que envejece a pasos agigantados, demasiada responsabilidad para un mente rota, te preguntas porqué te ha tocado a ti.
- ¿Por qué a mí? ¿Dónde está mi suerte?
Abres los ojos y una luz te ciega, pero es una luz vacía, sin calor, sin humanidad y te pregunta de nuevo qué hacer
- ¿Y si cojo esa luz, qué pasará? No se siente nada, tan solo un pequeño aura de malicia… me da miedo.
Demasiado tarde, ya la has tocado, tus músculos se empiezan a entumecer, tu respiración agitada te avisa de que algo no va bien, tus huesos parece que van a romperse, sientes como si astillaran, tu corazón bombea sangre a toda velocidad… una sangre fría, con un color oscuro. Y te preguntas…
- ¿Qué es esta sensación? ¿Por qué siento está rabia? ¿Por qué me siento más vacío que antes? ¿Qué he hecho? ¿Qué está pasando?
Muchas preguntas sin resolver, tu mente se hace añicos, y caes, caes al suelo, tu cuerpo se convulsiona, tu boca empieza a sacar babas y espuma, en un abrir y cerrar de ojos estás lleno de sudor, dejando encharcado el suelo, tus músculos se agrietan sin más, heridas, estigmas, sangras mezclando ese sudor con el fluido rojo… Y ahora DESPIERTA.
- ¿Qué ha sido todo esto?
Una pequeña demostración de lo que tu mente puede llegar a ofrecerte sino sacas la fuerza que tienes, todos queremos ver el fuego en tu mirada nuevamente, las llamas aún no se han apagado. Me comprendes… y no, no es una pregunta, es una afirmación y una orden, DESPIERTA





Tu quisiste ser mucho más
de lo que ya eres hoy
Pero dejaste de andar
Pensando que no ibas a llegar

Vamos ve, o quieres quedarte a medias?
Si hay un Dios, rétale a que te venza!


No hay comentarios: