17 feb. 2012

Adversidades: Contra el destino y las fechas...

Es curioso como el destino juega con mi vida de esa manera tan perra. Hace unos meses recibí una de las peores noticias que podía recibir, por suerte esa situación parecía que se había arreglado, esa persona a la que acababan de encontrar esa maldita enfermedad relacionada con mi signo del zodiaco, pudo salir del quirófano sin mucho problema y la cosa parecía tirar para delante.

Y unos meses más tarde concretamente, pasados 6 meses, vuelvo a recibir la misma noticia, de la misma persona, pensando que si una vez ha salido bien por qué no iba a salir una segunda. Puse todo mi positivismo y energías en desearle suerte, tocando madera y pensando que todo iba a salir bien… Desgraciadamente no ha sido así.

Sigo aferrándome a historias pasadas en relación a esa enfermedad, sabiendo que gente a la que se le daba un corto periodo de vida había multiplicado ese periodo. ¿Cómo? Nadie lo sabe, pero sin duda disfrutó de unos cuantos años más de lo que le habían dado. Sigo pensando en que eso se puede volver a repetir, y cruzo los dedos para que así sea.

Pero volviendo al tema del destino, me da la risa… por no llorar básicamente, cuando veo como las fechas son tan jodidamente cuadrantes. 6 meses sin más… si miro la fecha hoy haría exactamente 6 meses en que tendría a cierta persona a mi lado, que la sonrisa de mi cara no se habría borrado durante un tiempo. 6 meses diferentes a lo de ahora.

Si, sé que es darle vueltas a lo mismo, pero cuando te pega el bajón por un tema dramático, te das cuenta de ciertas cosas, y yo soy un chico detallista, se te fija en cada detalle, en cada pequeño movimiento, como cambia la aguja del minutero, del segundero…

Me prometí a mi mismo no darle más vueltas al tema, y no lo hago. Pero no podría haber elegido el destino otra fecha mágica? Señor Destino, deme usted unos días o semanas de respiro no?
Sé que este escrito es una real mierda, pero necesitaba desahogarme y necesitaba deslizarme por la melodía de la escritura, requería que mi mente diera un poco al traste con todos mis pensamientos y que la bilis que corroe mi garganta saliera esculpida en una prosa ilegible.

Y también sé que a este nuevo tortazo de la vida debo afrontarlo con toda la fuerza que tenga y más. Ser valiente una vez más… perderemos una batalla pero no la guerra.



“Dead as dead can be,” my doctor tells me
But I just can’t believe him, never the optimistic one
I’m sure of your ability to become my perfect enemy


No hay comentarios: