21 feb. 2012

Adversidades: Confusión...

El mundo últimamente se está moviendo a velocidades que no puedo seguir, demasiadas malas noticias seguidas una tras otra. Dicen que cuando algo sale mal, siempre puede ir peor, que cuando pasa algo malo siempre va acompañado. Puedo decir que sí, que no le falta razón, que lo compruebo en mis propias carnes.

Es difícil permanecer callado, es difícil verlo todo y no poder hacer nada. Ver una vida que se apaga y no depende de ti, un sueño que se corta y que no dependa de ti, verte afectado por terceras personas y que no dependa de ti. Todo es tan complicado con lo fácil que parecía cuando te dieron la luz de la vida, y si encima no tienes motivaciones… qué te queda, ni tú mismo lo sabes.

Conseguir sonreír fue tan difícil, volver a mirarme en el espejo y no ver alguien que ha tocado fondo, fue tan complicado. Es increíble lo fácil que te pueden arrebatar la sonrisa, volver al ostracismo, a saborear la soledad, abrazar la oscuridad y querer apagar la luz sin que te importe lo que más digan.

Cómo dice esa canción que suena tantas veces en la cabeza, de ese rapero que parece que escribió esa canción viendo tu vida: Quise compañía y obtuve un monólogo, quise un final feliz y me quedé en el prólogo.

Y te preguntas, sí no puedes ayudarte a ti mismo, cómo cojones vas a ayudar a los demás, a esos que ahora están tan jodidos como tú. Cada año que pasa se torna más complicado, cada mes, cada paso que das, cada minuto que se pierde, cada día que muere… Tiempo pasado que no volverá, esas unidades de tiempo que ya has perdido, sin oportunidad de retomar algo que dejaste aparcado por falta de tiempo, sin poder retomar nuevos proyectos porque no tienes esa motivación que tenías años atrás.

Supongo que una vida monótona es el mejor premio que puede tener alguien que ha fracasado en todo lo que se ha propuesto. 


Porque al final... sólo seremos polvo en el viento


No hay comentarios: