9 sept. 2011

This is War...

El Francopoeta: 

Perdóname Padre por que voy a pecar… Llevo tres días apostado en una maldita trinchera. Yo no deseaba esta guerra, al igual que no deseo perder la vida.

No puedo estar tranquilo en ningún momento, he acabado con la vida de unos 25 hombres en este tiempo. No me siento orgulloso de ello, nunca debí querer defender mi patria como lo estoy haciendo.
La compañía de la cual formaba parte, ha caído presa del enemigo, solo Dios sabe que clase de torturas inhumanas están recibiendo por parte del enemigo. No sé si volveré a saber de ellos pero hasta que lleguen los refuerzos debo mantenerme aquí, con vida, debo mantener este puesto fronterizo.

No tengo miedo de que una bala acabe conmigo como las mías están acabando con cada uno de esos pobres hombres que salen al descubierto. Tan sólo tengo miedo a que los refuerzos no lleguen.
Mis provisiones se están terminando, a noche tuve que comerme una porción de pan duro cual piedra y un poco de queso rancio. El agua está al otro lado de este puesto y me queda poquísima.

Ahora mi mejor amigo es mi rifle, es duro escribir estas palabras, pero no tengo nadie más, quizás los cuerpos mutilados de los compañeros que cayeron antes de que capturaran a los otros… Debo mantenerme cuerdo, tengo que aguantar por mi familia, por mis amigos, juro que volveré a verles, y que si salgo con vida de esta batalla inhumana no volveré a matar a nadie más.

Prefiero que me condenen por traición que volver a matar tras esta experiencia. Apúntate al ejército y verás mundo me decían… para ver el mundo de esta manera, prefiero quedarme en mi viejo barrio, al menos allí no se me revuelve el estómago con el olor a los muertos, ni tengo que compartir cama con los que he matado.
Perdóname Padre por que voy a volver a pecar, ya van 26 y no sé cuantos más se sumarán a esta cuenta del diablo.


El Aliado:

No aguanto más esta situación, llevo 3 días viendo caer hombres, uno tras otro… ya van 26 y ahí va otro más. Recoge su alma señor como si de la mía se tratará y aunque haya matado no le dejes caer en el fuego eterno. Mi situación es crítica, estoy aislado en una caseta que al más mínimo ruido se puede venir abajo, estoy rodeado de soldados y lo peor es que no sé quien son patriotas o enemigos, a veces pienso en que no tengo amigos en ningún bando, todos luchan por sus intereses.


Quiero salir de aquí, pero tengo miedo… la oscuridad me acompaña todo el día, ya que ni los rayos de sol entran en este maldito lugar.
Hay un francotirador a pocos metros de mí, cuando todo está en calma puedo hasta sentir su respiración. He llegado a pensar que éste no tiene sangre en las venas. Sus disparos son certeros, su respiración nunca cambia de ritmo… parece un asesino nato. Si salgo de aquí temo a que me mate.

Tengo mucho miedo, a veces veo como los cimientos de esta casa se tambalean por las bombas lejanas, esto es un agobio, nunca sé como reaccionarían los aliados si entraran en esta casa y me encontraran. Espero muchas veces que me encuentren y me saquen de aquí, sin embargo recuerdo lo que le pasó a mi padre, confundido con un yanqui fue acribillado en nuestro anterior refugio.

Las lágrimas que ahora recorren mi piel demuestran el dolor que corazón está pasando. No sé que hacer, salir no salir… el miedo agarrota todos mis músculos, mis huesos están apunto de astillarse. Silencio, no hay respiración, el francotirador parece que se está moviendo. Oigo pasos, quien será, amigo o enemigo da igual… debo salir, debo vencer este miedo. Un disparo, algo se acerca… caigo y vuelvo a tener miedo, la muerte me lleva. Y Digo adiós a la vida.


The moment to live and the moment to die
The moment to fight, the moment to fight

No hay comentarios: