26 oct. 2011

Sin condiciones...

Hoy es uno de esos días que te sientes algo más optimista, tal vez la palabra sea afortunado; pero no lo diré muy alto no sea cosa cambie otra vez. Sentirse bien cuando consigues sacarle una sonrisa a una persona que te importa tanto, y que no lo está pasando precisamente bien… A mí por decirlo de alguna manera, eso me pone.

Me pone conseguir que alguien que no se merece estar de esa forma, sin energías y pensando en esa situación, tenga un alivio gracias a mí. Mis palabras, mis acciones, mi forma de ser, compartir pensamientos.

Es cierto que todo depende de la empatía que sientas por esa persona, no es lo mismo sacarle una sonrisa a un hermano, un familiar, tu pareja o un amigo bien cercano, que sacársela a un conocido, o alguien menos allegado por así decir. Si bien es cierto que siempre es bonito ese gesto, el de ver sonreír a alguien, lo es mucho más cuando esa persona te siente tan dentro como tú a ella.

Esta semana he tenido que lidiar con esta situación en varias ocasiones, con varias personas diferentes pero todas importantes en mi vida, y por suerte he conseguido que esas personas por lo menos se fueran a la cama sin tanta rayada mental. Y no obstante lo mejor de todo esto es que sé que es recíproco, y en el momento en que yo baje un poco las defensas y me sienta perdido, sé que esas personas estarán ahí, para levantarme, para mirarme a la cara y tratar de sacarme esa sonrisa; de hecho estoy seguro que lo conseguirán.

Qué me lo he ganado a pulso? Puede sonar ególatra, pero es cierto, soy de los que opinan que si quieres recibir, debes dar. Todos tenemos nuestros más y nuestros menos, pero no hay que dudar que esas personas estarán ahí el día que tu desfallezcas, que lucharán en la batalla por ti… así que si quieres que eso pase, te toca a ti también dar la cara en esos momentos. Y yo, siempre que la persona lo merezca, la doy y daré.




Y como no sé con que frase quedarme de la letra ahí va toda: 

¿Con quién puedo contar?
no hay que preguntar
todos estáis dentro de mi
y cada uno es parte de lo que soy

Y no lo quiero cambiar, nada va a cambiar
y no lo pienso a cambiar, por nada, por nada…

y aún guardo aquel sabor de una noche más
junto a los que me dan su amistad

no hay nada que ocultar,
todos sabemos que no hay tiempo para estar
pensando en lo que pasara, palabras de verdad
es lo que os puedo contar; es lo que os puedo contar

y yo estaré hasta final
no pienses mal, no hay final

no hay nada que ocultar,
todos sabemos que no… no hay tiempo para estar
pensando en lo que pasara, no lo voy a cambiar, por nada…


No hay comentarios: