27 oct. 2011

Recuerdos musicales

Últimamente tengo tiempo de sobra para pensar, en mis movidas que por suerte ya son menos que antes pero siempre hay algo, en recuerdos, buenos y malos momentos… Y eso me ha llevado a abrir el Spotify.

¿Por qué os preguntaréis? Pues realmente mi mente estaba buscando un par de canciones de una lista en concreto, que solía usar cuando no podía dormir. Con temas instrumentales, muchos de ellos versiones de un cuarto de cuerda que me gusta mucho. Entonces, sin más he visto la bandeja de entrada, y ahí han empezado a asomarse los recuerdos.

Cuando hacíamos listas interminables de canciones entre un par de colegas, o simplemente nos mandábamos canciones en vez de publicarlas que significaran, incluso tener temazos ahí guardados que nunca habían escuchado tus amigos y tu se lo presentabas, y obviamente viceversa.

Y ves esas canciones, y recuerdas esos momentos, sonríes, te distraes y la noche parece que ha cambiado de ritmo empezando a pasar mucho más rápido, la pesadez de las horas se convierte en algo más ligero. Comprendes algún que otro significado con ciertas canciones que antes no veáis, y lo tomabas como una canción más o un: “¿por qué me ha mandado esta canción?

Es una lástima lo del tiempo en Spotify, ya que Grooveshark me ofrece una experiencia muy similar, sin recortes de tiempo, sin límites, ni publicidad. Sin embargo siempre estará instalado en mi equipo, ya que momentos de recuerdos como estos, que parecen una tontería pero acaban siendo especiales, no se deben perder.

Releyendo el texto antes de terminar, lo que más me asombra de lo que uno es capaz de hacer cuando una musa llega a su vida, en según qué momento escribir se me hizo pesado, difícil, y aunque lo necesitaba mi mente no daba para más, y mira tú, ahora de un tema tan trivial como el que os he expuesto, he sacado casi una mina de oro… 

Os dejo con una de las canciones que estaban en la bandeja de entrada, y aunque os sorprenda es una de esas canciones/versiones que a mí me molan:



No hay comentarios: