25 jun. 2011

Barreras Psicológicas

Algo que sufrimos todos, o casi todos, en el día a día de nuestras vidas son estos pequeños obstáculos que nosotros mismo nos ponemos. Unas barreras que nuestra mente nos crea para evitar ciertos problemas, ya sean por traumas del pasado o simplemente por seguridad… porque no todas las barreras tienen el porqué de ser malas.

Todas estas barreras no tienen por qué puramente psíquicas, desde el no escuchar cierta canción ya que te recuerda algo que no quieres revivir, hasta cortarse el pelo de manera radical para dejar una etapa atrás.
Para mí cualquier cosa similar a esto, es una barrera psicológica… a mi durante algunos años de mi vida me han funcionado, otras simplemente han sido un espejismo. Me han hecho más daño que ayudarme, pero cuando la mente juega de esa forma quien le puede decir qué no?

Por llamarlo de alguna manera, mi manía empezó de jovencito, cuando empezaron a crecerme los primeros pelos de lo que ahora se vuelto una señora barba. Después de varios años fraudulentos, en los que mi vida de adolescente se volvió un hervidero de mala suerte, empecé a dejarme crecer tanto la barba como el pelo.  Lógicamente en aquella época crecía lento , pero fue mi primera barrera voluntaria.

Era una forma de verme más duro, más fuerte… Una fachada que hacía los problemas más pequeños, y de hecho poco a poco me fui haciendo más frío, calculaba cada paso que daba, cada amistad que surgía, cada palabra que decía o cada gesto que hacía había sido calculado en mi mente en nanosegundos para saber si estaba actuando bien.

Esa barrera continúa hoy en día, la parte del pelo quedo fuera de la barrera ya que al final me gustó y decidí dejarlo crecer tanto como quisiera. Pero lo de la barba, sigue ahí, de hecho cada vez que me veáis con una barba estilo náufrago, y ya no hablo de la barba “arreglada” que normalmente acompaña a mi cara. Sino de una barba descuidada, crecida, que podría haber salido de cualquiera antro talibán, si os fijáis en eso sabréis que algo no anda bien en mi vida.


Un ejemplo claro... xD

Y como es costumbre os acompaño esta pequeña reflexión con una canción que además de ponermela muy dura, tiene mucho sentido con este texto.

No hay comentarios: