4 dic. 2011

Escúpelo ya, maldito nazi!!!!

Porque en mis planes no entraba querer.
No entraba sentir, solo me quería divertir y que nos divirtiéramos sin más.
Porque en mis planes yo no sufría por ese sentimiento tan innecesario, simplemente vivía.
No entraba que te convirtieras en alguien importante, tan jodidamente importante.
Porque en mis planes no había hueco para el amor… y tu escarbaste entre toda esa malicia que me acompaña para encontrar un hueco en mi oscuro corazón.
Porque no, yo no quería tener otra canción que me doliera al escuchar, no quería que entre mis manos fueras una realidad. Por encima de cualquier pero... sin embargo hubo un pero y te alejó de mí.
Porque tu me diste la luz, pero también te la has llevado contigo, apagando el interruptor. Y ahora solo hay brujas y demonios, demonios que intentaron prenderse con fuego pero ahí siguen... Porque tan solo hace un mes, ese día en que quisiste alzarme hasta el cielo, tan alto que creía volar, tan alto que no veía límites, pero me dejaste caer...
Porque no quería compartir mi vida, ni dejar que conocieras esa parte que sabía que no te iba a gustar, esa parte de mi realidad, de mi vida que pocos pueden entender. De ese dolor arraigado tan difícil de curar, esa cicatriz tan profunda que jamás dejará de sangrar.
Tantos porqués, tanto no querer y al final te dejé entrar, como Pedro por su casa… y ahora que no estás que me queda: una sensación de no haber sabido sacar eso de ti, esa sensación de haber hecho las cosas mal, de culparme aunque sepa que no es mi culpa, de pensar que las cosas podrían haber sido perfectas, y no… Me queda esa sensación de soledad, de no querer volver a sentir, soñar, volar. Solo me queda esa batalla contra mi mismo donde intento convencerme de que si no estás a mi lado; eres tu quien se lo pierde, me queda esa batalla y la guerra de escribir estas líneas para aliviar esa pesada carga… 



Alcance la paz con la soledad de aliada
Porque antes de sentir dolor mejor no sentir nada
 

No hay comentarios: