24 ago. 2011

Cómo podría olvidarme de ti!


Hoy me he dado cuenta que soy un jodido desagradecido, siempre os he hablado de mis dos pasiones, aquellas a las que tengo que agradecerle que el día a día se me haga menos pesado si están conmigo. Pero siempre he dejado de lado este momento… esta afición que me ha acompañado desde que tengo uso de razón, esa que también ha ayudado a esta mente rota desde que era un crío.

Supongo que os habréis dado cuenta que hablo de plasmar mis pensamientos en un folio en blanco… Escribir es vital para mí, ya sea cualquier chorrada como algo que realmente esté sintiendo en ese momento. Es un medio de expresión tan puramente fiel, una forma de evadirme por un rato de la realidad, dejar que mi mente vuele y me enseñe nuevos caminos a través de mis personajes.

Siempre me he infravalorado mucho con mis textos, les doy mil y una vueltas antes de colgarlos, de hecho puedo tener muchísimos textos escritos que jamás verán la luz, pero ese momento en que enfrento mi pluma contra la hoja en blanco es un pequeño momento de paz. Aunque a veces no lo parezca por lo que escribo, ese pequeño instante en que mi mente y las líneas escritas se funden en uno da un pequeño respiro a mi vida.

Releyendo hasta aquí, este es uno de esos escritos que posiblemente jamás saldrían, no lo considero bueno, pero es una forma de expresar mi agradecimiento a otra de mis ayudas en estos momentos de flaqueza. Sé que habrá bastantes gente que comprenderá este sentimiento, posiblemente muchos de vosotros hagáis como yo, os ponéis a escribir en cuanto algo no va bien, o todo lo contrario para demostrar que estáis felices, y lógicamente no todo sale a la luz.

Así que este texto va dedicado a ti mi gran amiga, y por mi perfeccionismo a veces enemiga, por que me ayudas a evadirme y a escupir los que siento, a decir lo que a veces me cuesta decir… y a todos vosotros, los que compartáis esta afición. 




Vivir al niño de mayor, la tonta excusa es...
Cesar mi orgullo perderdor, y mañana aquí estaré


No hay comentarios: