10 ago. 2011

Mi única enemiga es esta mente rota


Sentado entre las rocas, una noche más, mira al mar. Las olas chocan contra el peñón que separa el agua de la zona peatonal. Los brazos cruzados sobre sus rodillas, el mentón apoyado sobre el antebrazo, sus ojos clavados en la distancia, sin ver nada. Oye el ritmo de esas bicicletas que pasan tras él, el sonido del mar, los pasos de esos peatones que dan un paseo agradable.

La brisa fresca le acaricia la cara, mece su pelo y refresca su cuerpo, su mente sigue dándole vueltas a ese mundo de ideas que se ha generado. Las horas van pasando y esa botella de ese néctar alcohólico que le acompaña en su soledad va menguando. Trago a trago, sigue evocando a sus fracasos, viendo como todo se frustró cuando parecía que la felicidad se estancaba en su vida.

Cada vez más oscuro, cada vez menos gente, oye de fondo a algún coche desperdigado en esa madrugada. Se acomoda de nuevo entre las rocas y mira al cielo despejado de nubes, la luna parece saludarle. Suspira y aprieta el puño. Recuerda otros momentos vividos en ese mismo lugar, acompañado o solo… Y piensa en que en un mes empezará una nueva vida, y tiene miedo, miedo a fracasar una vez más, siente ese frío susurro en su oído que la frustración se encarga de recordarle.

Cierra los ojos, aprieta el puño nuevamente, saca el carácter y borra ese miedo de una tacada. Y piensa en que si él puede por qué ella no. Le evita, huye de él, y aunque su paciencia está llegando al límite, él sigue apostando por no mandarlo todo a la mierda, hablar las cosas, y esperar, que aunque no le guste el tiempo puede ayudar… pero necesita aclarar, poder escupir lo que siente de una vez, y no tener ese nudo en el estómago, esa bola de nervios y sentimientos que se ha aglutinan en su garganta. Está cansado de ese frío que les separa, esa sensación de verse como completos desconocidos, y ese cariño que se ha perdido.

Y esa frase que se repite una y otra vez en su cabeza: Wake up and face me…




Y Maldito una y mil veces esta distancia,
Que va de tus manos a mis manos


No hay comentarios: