6 ago. 2011

Tiempo el mejor maestro pero el peor enemigo

Muchos de nosotros usamos un par de dichosas frases que en tiempos de tempestad, que para mí la verdad ha perdido todo su significado. Ejemplos claros como: “Tiempo al tiempo”, “Deja pasar el tiempo…”, “El tiempo lo cura todo”. Y como digo para mí este tipo, en concreto, de frases, ha perdido su valor, su credibilidad está por los suelos. Sobre todo porque si puedes dejar pasar el tiempo, pero las cosas no se solucionan solas, vamos al menos a mí, no se a vosotros.

Además que cuando hecho cuenta al pasado, y observas todo lo sucedido, viéndolo objetivamente, a mí el tiempo nunca me ha ayudado. De hecho el tiempo es lo que más daño me ha haciendo, viendo como mis dos pasiones morían como un pez fuera del agua, ahogándose lenta y dolorosamente.

Ahora el tiempo se me ha echado encima. Carezco del tiempo necesario para realizar actividades ociosas que podrían ponerle un punto de color a mi vida, o seguir estudiando algo que me llame la atención. Y podréis decir que si quiero puedo sacar tiempo de dónde sea para realizarlo, y yo responderé que es cierto, podría esforzarme un poco más y sacar ese tiempo, como he hecho en otras ocasiones. Pero esta vez sería un esfuerzo en vano, dado que ni tengo fuerzas para ello ni ganas después de estar casi 2 años, casi ya que aún no ha llegado septiembre, trabajando en un puesto del tipo turnos.

Saca tu tiempo de ahí cada semana para realizar algo que apetezca de verdad… Entre cambiar turnos, dar por saco a los compañeros y demás, acabaría desquiciado. Y ya me basta la locura que se ha instalado en mi vida últimamente. Por estas razones mi tiempo es corto pero muy valioso, y no me gusta oír frases como el tiempo curará. Ya que en mi caso sé que no es verdad, dejar pasar esos minutos, horas o días tan valiosos me parece una crueldad. Y sentir que estoy dejando pasar los mejores años de mi vida.



Razón y piel, difícil mezcla
Agua y Sed, Serio problema...

No hay comentarios: